La Liga Árabe se reune para hablar de posibles sanciones contra Siria

Actualizado 24/11/2011 12:34:22 CET

EL CAIRO, 24 Nov. (Reuters/EP) -

Los ministros de Asuntos Exteriores de los países miembros de la Liga Árabe se han reunido este jueves en El Cairo para discutir la posibilidad de imponer sanciones a Siria por no aplicar el plan de este organismo regional para poner fin a la represión violenta de las protestas contra el presidente Bashar al Assad.

La Liga Árabe, que durante décadas se ha negado a emprender acciones contra sus integrantes, ha suspendido la membresía de Siria y ha amenazado al Gobierno con imponerle sanciones por ignorar el acuerdo, con el que se había comprometido.

El régimen de Al Assad ha recurrido a soldados y carros de combate para hacer frente a los manifestantes y a insurgentes armados. La ONU calcula que durante estos últimos ocho meses han muerto más de 3.500 personas.

Un diplomático árabe que trabaja en la Liga Árabe ha señalado que "Siria no ha propuesto nada para que la situación mejore" y que por eso este organismo está estudiando qué tipo de sanciones que puede aprobar. "La postura de los países árabes es casi unificada. Todos estamos de acuerdo (...) en que la situación no debe llevar a una guerra civil y en que no debe haber una intervención extranjera", ha explicado.

Jaled al Habasi, asesor del secretario general de la Liga Árabe, Nabil Elaraby, ha indicado que están "trabajando para unir a la oposición siria en torno a un enfoque del futuro de Siria durante el periodo de transición" y preparando sanciones.

Un representante del gobierno de un Estado miembro ha dicho que "hay muchas ideas y sugerencias respecto a las sanciones que se pueden imponer al régimen sirio", y ha mencionado en concreto prohibiciones de viaje para altos cargos sirios, congelación de transferencias bancarias o de fondos relacionados con el Gobierno de Al Assad en los países árabes y la paralización de proyectos árabes en Siria.

La decisión de preparar sanciones económicas se tomó en una reunión celebrada el pasado 16 de noviembre en Marruecos. Damasco aceptó el plan de la Liga Árabe el 2 de noviembre, pero la represión continuó y el Gobierno sirio pidió que se hiciesen varias modificaciones en el acuerdo según el cual un grupo de observadores árabes podía viajar al país para ver cuál es la situación allí.