Lukashenko exalta su cercanía con Rusia en la jornada electoral

El presidente de Bielorrusia, Lukashenko, votando junto a su hijo, Nicolai
VASILY FEDOSENKO / REUTERS
Publicado 11/10/2015 14:44:53CET

MOSCÚ, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, ha destacado la cercanía de su país con Rusia, el país "más cercano y amistoso", en unas declaraciones durante la jornada electoral en la que Lukashenko aspira a una nueva reelección.

"No solo seguimos siendo un país amigo para Rusia. Somos el país amigo más cercano", ha afirmado Lukashenko, quien ha criticado a los medios occidentales y a algunas voces rusas que acusan a Bielorrusia de un acercamiento a Occidente, algo que ha negado. "Les gustaría enturbiar esas relaciones, pero no lo han conseguido ni lo conseguirán", ha apostillado, según recoge la agencia de noticias rusa Itar-Tass.

En cuanto a la posibilidad de la instalación de bases militares rusas en Bielorrusia, Lukashenko ha señalado que abordará la cuestión con el presidente ruso, Vladimir Putin. "Vamos a tratar esta cuestión con Vladimir Putin. Si Rusia ve algo que nosotros no vemos, nos lo dirá", ha indicado.

En cualquier caso, ha advertido de que "Bielorrusia nunca servirá como plataforma para atacar a ningún país", tampoco Ucrania, y ha destacado que hay una tregua en vigor en el este de Ucrania gracias a la mediación de Bielorrusia. "La tregua está ahí y después vendrá la paz", ha asegurado.

REELECCIÓN PROBABLE

La reelección de Lukashenko hace ahora cinco años provocó masivas protestas en el país y llevó a prisión a importantes líderes de la oposición, pero el apoyo al régimen tras dos décadas ha aumentado desde que el presidente se erigió como el garante de la estabilidad ante la crisis económica y el conflicto separatista prorruso en la vecina Ucrania.

Ninguno de los tres candidatos que concurren a los comicios para disputarle el poder a Lukashenko supone un desafío importante a su régimen.

Occidente ha aislado durante mucho tiempo Lukashenko, quien se ha llegado a describir a sí mismo como "el último dictador en Europa", debido a su historial de Derechos Humanos y a sus drásticas medidas contra los disidentes políticos, y ha impuesto sanciones económicas a algunos altos cargos y compañías nacionales.

Sin embargo, sus críticas a la anexión rusa de la región ucraniana de Crimea, los acuerdos sobre Ucrania y el perdón otorgado a seis dirigentes opositores el pasado mes de agosto han propiciado cierto acercamiento a Bruselas y Washington.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies