Lula anuncia que no se entregará para entrar en prisión y empezar a cumplir condena

Luiz Inacio Lula da Silva
REUTERS / STRINGER . - Archivo
Publicado 06/04/2018 15:22:17CET

BRASILIA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva ha anunciado este viernes que no se entregará a la Policía Federal para entrar en prisión y empezar a cumplir la condena de doce años que pesa en su contra por corrupción, desafiando así al juez del caso, Sergio Moro, a que ordene su detención.

Moro emitió el jueves una resolución en la que anunció que, "con motivo del cargo que ocupó", daba a Lula hasta las 17.00 (hora local) del viernes para que se entregue a la Policía Federal de Curitiba, que le trasladará al centro penitenciario de Pinhais.

Lula ha confirmado al diario brasileño 'Folha' que no acatará la orden judicial y ha asegurado que está tranquilo. Ha pasado esta última noche en libertad en la sede del Sindicato Metalúrgico ABC, en Sao Bernardo do Campo, junto a familiares, amigos y simpatizantes.

La entrada en prisión de Lula es inevitable desde el miércoles, cuando el Tribunal Supremo Federal (STF) rechazó, por seis votos frente a cinco, el 'habeas corpus' con el que Lula pretendía eludir su encarcelamiento, alegando que debía permanecer en libertad hasta que agotara todos los recursos posibles contra la sentencia condenatoria.

Contra esta decisión no cabe recurso. Sin embargo, la oficial Agencia Brasil ha avanzado este viernes que la defensa de Lula prepara ya otro 'habeas corpus' ante el Tribunal Superior de Justicia (STJ), que solamente resuelve asuntos constitucionales.

Lula ha sido condenado por un juez federal y por un tribunal regional a doce años de cárcel por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales por aceptar un tríplex de lujo en Sao Paulo como pago de la constructora OAS por sus favores políticos.

El ex dirigente sindical ha agotado prácticamente la segunda instancia y solo le queda acudir a los altos tribunales --el STF y el Tribunal Superior de Justicia-- para revertir la condena. Una vez firme, la sentencia impedirá que pueda competir en las elecciones presidenciales del 7 de octubre.

Hasta entonces, Lula podrá intentar inscribirse y, en caso de que no se lo permitan, podrá acudir al Tribunal Electoral para que decida. Si consiguiera finalmente el estatus de candidato, el proceso judicial seguiría su curso. Y, si finalmente la Justicia da la razón a Moro, los votos que haya recibido serán anulados.