Macron rechaza que fondos de la UE vayan a países que vulneran el Estado de Derecho o hacen 'dumping' social

Emmanuel Macron
REUTERS / FRANCOIS LENOIR
Publicado 23/02/2018 21:10:31CET

BRUSELAS, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dejado claro este viernes que se opondrá a que fondos del próximo presupuesto de la Unión Europea vayan para países que no respetan el Estado de Derecho o hacen 'dumping' social o fiscal, en perjuicio de otros Estados miembro.

"Rechazaré que el presupuesto europeo sirva para financiar la divergencia fiscal, social o de valores", ha asegurado el mandatario galo en rueda de prensa al término de la cumbre informal a 27 en la que han mantenido la primera discusión sobre el presupuesto europeo a partir del 2021, al que ya no contribuirá Reino Unido, que saldrá del bloque en marzo de 2019.

"Quiero que acabemos con la hipocresía de los cheques y con la hipocresía de decir que la solidaridad no es condicional. No es verdad. Esta solidaridad se justifica porque tenemos valores y un proyecto político común. Si la gente no comparte más este proyecto político y sus valores. Esto no es una barra libre", ha zanjado.

Macron ha dejado claro que "el presupuesto europeo ya no puede servir para financiar Gobiernos que no respetan los derechos fundamentales, tal y como figuran en el Tratado", aunque ha evitado mencionar expresamente a Polonia. La Comisión Europa inició un procedimiento para activar el artículo 7 del Tratado de la Unión contra Polonia en diciembre, que podría llevar a suspenderle el derecho de voto en última instancia, por la amenaza al Estado de Derecho que supone su polémica reforma judicial.

"Cuando la justicia ya no es independiente, se deciden reformas calificadas por la Comisión como no conformes al espíritu de nuestros Tratados debe ser una condicionalidad muy claramente de nuestros fondos de cohesión estructurales", ha insistido.

Macron ha considerado en que "sería de bien sentido suspender el desembolso de ciertos fondos cuando la gente no respeta las normas de base que son estos valores".

"Para mi es lo mismo en el plano fiscal y social", ha apostillado, insistiendo en que los fondos de la UE no deben servir para financiar políticas de Gobiernos que conllevan "el dumping fiscal o social".

"Para mí es una condicionalidad fuerte y clara que defenderá en los próximos meses", ha insistido, dejando claro que no se puede tomar a los contribuyentes netos al presupuesto "por imbéciles".

Macron ha reconocido que "no hay unanimidad" respecto a la idea de condicionar fondos de la UE al cumplimiento del Estado de Derecho. "Pero el argumento que he escuchado en contra de esta propuesta de condicionalidad era la visibilidad y la claridad de las reglas y de las condiciones que podemos", ha explicado, dejando claro que "el respeto del Estado de Derecho está definido por el Tratado" y por tanto "es una norma bastante clara". "No hay que jugar con las palabras", ha avisado.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha advertido ante sus socios que la política europea sobre refugiados tendrá "consecuencias" en los fondos estructurales y se ha hecho eco de la idea expuesta por el sueco Stefan Löfven, en cuanto a que los presupuestos reflejen el coste que asumen los países más implicados en la acogida de los inmigrantes.

"No tiene por qué ser necesariamente un vínculo negativo, puede serlo también positivo, como complemento a este debate", ha indicado Merkel, que ha reconocido que los 27 no han tenido aún debate profundo sobre esta condicionalidad.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, ha apuntado por su parte la necesidad de "centralizar" el gasto europeo en políticas migratorias, porque "no hay duda" de que las prioridades del presupuesto europeo han cambiado en los últimos años.

PRIORIDADES DEL PRÓXIMO PRESUPUESTO

Merkel ha asegurado que hay "acuerdo generalizado" sobre las prioridades futuras que el próximo presupuesto deberá tener en cuenta como la investigación, la inteligencia artificial, la Política Exterior o la protección de las fronteras externas y también se ha mostrado partidaria de "eliminar más burocracia" en la política agrícola común. "Tendremos que intentar ser más flexibles para que podamos gestionar los fondos disponibles", ha explicado.

El mandatario galo ha asegurado que el próximo presupuesto europeo "debe estar a la altura" de las nuevas prioridades como la defensa, la gestión de la inmigración, la cooperación con África y la inversión en investigación, la inteligencia artificial y el sector digital pero ha insistido en "la prioridad de Francia de mantener" una política agrícola común "muy ambiciosa". En este sentido, ha apostado por "un presupuesto aumentado" y ha propuesto promover impuestos "adicionales" aduaneros, ambientales o a las empresas tecnológicas para "alimentar" el presupuesto europeo.