Madaya recibe bajo la lluvia, el frío y la oscuridad la ansiada ayuda

Niña siria abandona Madaya tras llegada de convoy humanitario
OMAR SANADIKI / REUTERS
 
Actualizado 12/01/2016 12:55:38 CET

Los niños esperaron todo el día ansiosos y muertos de frío a recibir galletas o pan

   MADAYA (SIRIA), 12 Ene. (Por Isam Ismail, Oficial de Programas del Programa Mundial de Alimentos de la ONU) -

   Hace unas horas formé parte del equipo humanitario que entró en Madaya. El equipo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) que se integra en el convoy de Naciones Unidas, Media Luna Roja Árabe Siria y el Comité Internacional de la Cruz Roja, entró a Madaya y simultáneamente a Foah y Kefraya 12 horas después de salir hacia allí. Ha sido una operación tremendamente compleja pero se logró acceder a Madaya y descargar la ayuda humanitaria.

   La descarga en Madaya se realizó con pocos medios. Llovía a cántaros y hacía mucho frío, todos estábamos empapados. El equipo utilizó las luces de los coches y focos portátiles. No hay combustible, no hay electricidad, no hay calefacción.

   Había que descargar 50 camiones que transportaban 350 toneladas de ayuda humanitaria de las cuales 250 toneladas son alimentos de PMA. Hemos incluido arroz, harina de trigo, aceite vegetal, sal, azúcar, alimentos enlatados, frijoles y lentejas.

   Nos dicen que los niños de Madaya han estado todo el día esperando la llegada del convoy pero cuando hemos llegado ya de noche, pocos quedaban en las calles y estaban muertos de frío. Cuando han visto el convoy se han lanzado hacia él pidiendo galletas, pan o cualquier cosa que pudieran comer de manera inmediata.

NIÑOS FRÁGILES Y DÉBILES

   Los niños parecen frágiles y están débiles por la falta de alimento. Los hombres que se han acercado al convoy están flacos y nos dicen que no saben lo que sucederá mañana con la comida y que por ese motivo se la demos ahora mismo.

   Nos cuentan que los mercados no funcionan y la comida es extremadamente cara o inexistente. No hay frutas ni verduras. Un kilo de arroz puede rondar los 200 dólares. Otros cuentan sus experiencias diciendo que vendieron su coche por tres kilos de arroz. Otra familia vendió sus joyas y otros hacen "sopas" con especias. Son mecanismos de supervivencia ante una situación insostenible.

   El mayor miedo que tienen los habitantes de Madaya es que el convoy se marche y no vuelva. Es una angustia profunda, donde no se acepta un adiós definitivo y nosotros queremos volver y asegurar que reciben más asistencia humanitaria.

   La situación en Madaya es crítica y requiere una respuesta inmediata. Además hay otros 4,5 millones de sirios que viven en otras ciudades sitiadas (400.000 personas) o en zonas de difícil acceso. La ONU pide a todas las partes del conflicto que faciliten el acceso sin obstáculos a esta población para que puedan recibir ayuda humanitaria.

Foto: PMA/Hussam Al Saleh

CINCO AÑOS DE SITUACIÓN INSOSTENIBLE

   Hace cinco años que el conflicto se mantiene. Hace cinco años que la situación es insostenible. El Programa Mundial de Alimentos trabaja dentro de Siria proporcionando mes tras mes alimentos a más de 4 millones de personas afectadas por el conflicto.

   Hay miles de mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, niños menores de dos años que requieren una alimentación nutritiva específica, niños en edad escolar, enfermos, mujeres y personas mayores que no saben si van a comer al día siguiente.

   Además, el PMA proporciona asistencia a más de un millón de refugiados sirios en Turquía, Jordania, Irak, Líbano y Egipto. Ayer mismo, además de trabajar en Madaya, Foah y Kefrayah, otros equipos de PMA distribuyeron alimentos para 230.000 personas más en otros puntos del país.

   La operación de apoyo a las personas afectadas por el conflicto en Siria es, en estos momentos, la operación más compleja que llevamos a cabo en el mundo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies