Madres de Plaza de Mayo se atrincheran en su sede para impedir un registro judicial

La fundadora de Madres de la Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.
REUTERS
Publicado 29/01/2018 23:00:40CET

BUENOS AIRES, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Integrantes de la asociación pro Derechos Humanos Madres de Plaza de Mayo se han atrincherado en la sede de la organización en Buenos Aires para impedir un registro judicial que consideran ilegal.

"Este Gobierno nos quiere arrodillar", ha declarado la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, en una rueda de prensa convocada para denunciar la acción judicial, relacionada con la liquidación por quiebra de la Fundación de Madres de Plaza de Mayo.

El procedimiento fue ordenado por el juez Javier Consentino para realizar un inventario de los bienes de la fundación en el marco de la causa que investiga la quiebra de la entidad. "Acá no hay nada de la fundación, todo es de la asociación. La gente cree que vienen a buscar unos libros de cuentas. No. Vienen a buscar el archivo, los cuadros, los regalos, no para quedárselos, para destruirlo. Ellos quieren destruir la historia", ha reprochado De Bonafini, según recoge la prensa argentina.

Desde la asociación reprochan además que la acción se haya llevado a cabo en un día festivo judicial y sin ningún tipo de notificación previa. Sin embargo, De Bonafini el domingo tuvo noticia del allanamiento y por ese motivo decidió pasar la noche en la sede de Hipólito Yrigoyen, 1578.

Ya por la mañana se concentraron espontáneamente personas procedentes de Universidades, sindicatos y abogados para impedir la acción judicial, por lo que se solicitó la intervención de las fuerzas de seguridad. Finalmente cuatro funcionarios judiciales lograron entrar en la entidad para realizar el registro patrimonial.

"Esto viola manifiestamente las garantías constitucionales", han denunciado Madres en redes sociales. "Un nuevo capítulo del plan de persecución a las Madres. Habilitaron la feria judicial de manera ilegal y sin fundamento, con intervención del Ejecutivo y sin notificar a las Madres. Esto viola manifiestamente las garantías constitucionales", han reprochado.

"Tenemos que defender esto porque es del pueblo, es de todos los argentinos. Al único que no le pertenece es al Gobierno de (Mauricio) Macri. Ellos se quieren apropiar de lo que nunca en la vida soñaron que iban a tener en sus manos", ha argumentado Hebe de Bonafini.

Además, ha revelado sus sospechas sobre las verdaderas intenciones de la acción judicial. "La gente cree que vienen a buscar unos libros de cuentas. No. Vienen a buscar el archivo, los cuadros, los regalos, no para quedárselo, para destruirlo. Ellos quieren destruir la historia. La ley hubiese sido que nos avisen. Así nosotras los esperamos con nuestros abogados. Quieren tomarnos por sorpresa", ha asegurado.

"Todos acá tenemos más de 90 años y, después de pelear tanto por la libertad y la justicia, es increíble que tengamos que estar peleando con esto. Deberíamos estar tranquilas en nuestras casas y estamos en la batalla", ha añadido.

El proceso de quiebra de la Fundación se debe a una indemnización que debían pagar a un trabajador despedido y cuya cuantía no era cubierta por los fondos del organismo. El juez dictaminó la "constatación y eventual clausura de los inmuebles" en los que funciona la Fundación y también ordenó la prohibición de salida del país de Hebe de Bonafini, al ser la presidenta del Consejo de Administración.