Una emocionada Malala regresa a Pakistán: "Es el día más feliz de mi vida"

Malala Yousafzai
REUTERS - Archivo
Actualizado 29/03/2018 13:24:29 CET

ISLAMABAD, 29 (Reuters/EP)

La ganadora del premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai ha roto a llora este jueves en su emotivo regreso a su Pakistán natal, seis años después de recibir un disparo en la cabeza durante un ataque de los talibán por apoyar públicamente el derecho de las niñas a ser educadas.

La joven, que ha viajado con su padre y su hermano menor, se ha reunido con el primer ministro, Shahid Jaqan Abbasi, en Islamabad antes de pronunciar un breve discurso en televisión nacional. "Es el día más feliz de mi vida. Aún no puedo creer que esto está pasando", ha afirmado, secándose las lágrimas.

"Normalmente no lloro (...) Acabo de cumplir 20 años pero he visto muchas cosas en la vida", ha subrayado Malala, que vestía un traje tradicional de la región y llevaba la cabeza cubierta en un velo azul y rojo.

Malala ha hablado de la importancia de la educación y sobre los esfuerzos de su fundación por ayudar a las niñas, a menudo utilizando el inglés y las lenguas locales urdu y pashtún en su discurso.

"Bienvenida a casa", le ha dicho el primer ministro Abbasi. "Cuando ella se fue era una niña de 12 años. Ha regresado como el ciudadano más prominente de Pakistán", ha subrayado.

Esta es la primera visita de Malala a su país natal desde que fue trasladada por avión para recibir tratamiento médico en Reino Unido en 2012. Aunque se desconoce la agenda de su visita es poco probable que viaje a su región natal de Swat, un área montañosa al noroeste de Islamabad, debido a los riesgos de seguridad que correría, según han contado a Reuters un familiar y autoridades paquistaníes.

"Malala Yousafzai y sus padres han querido por mucho tiempo visitar Swat y ver a sus parientes y amigos. Pero no se le dio permiso por motivos de seguridad", ha declarado un familiar, que ha pedido no ser identificado.

En octubre de 2012, hombres armados enmascarados detuvieron el minibús en el que viajaba Malala y algunas de sus amigas y le dispararon. Dos de sus amigas también resultaron heridos.

A los 17 años, en 2014, Malala se convirtió en la persona más joven en recibir un premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en promover la educación. También se convirtió en un símbolo mundial de la resiliencia de las mujeres que afrontan represión.

Incapaz de regresar a su país natal tras recuperarse de los efectos que el ataque tuvo sobre ella, Malala permaneció en Reino Unido, donde ha creado Malala Fund y se dedica a apoyar a grupos que promueven la educación en países como Pakistán, Nigeria, Jordania, Siria y Kenia. Este mes, una nueva escuela para niñas construida con el dinero de su Nobel abrió sus puertas en Shangla, cerca de Swat.

Durante su estancia en Pakistán, que se espera que dure varios días, Malala muy probablemente permanecerá en Islamabad y se reunirá con familiares y amigos en el hotel, según sus parientes.

La joven es una figura controvertida en su país natal y es atacada con frecuencia por los religiosos conservadores, que la acusan de dar una imagen de su país y de buscar la fama. "Una traidora ha llegado Pakistán", ha escrito alguien en respuesta a la noticia de su llegada en Twitter, aunque otros muchos mensajes tenían un tono positivo.

Contador