Los malasios salen a la calle para protestar contra la modificación de las circunscripiones electorales

Foto de archivo del primer ministro malasio, Najib Razak.
REUTERS / LAI SENG SIN
Publicado 28/03/2018 11:34:10CET

KUALA LUMPUR, 28 Mar. (Reuters/EP) -

Cientos de malasios se han manifestado ante el Parlamento este miércoles antes de la presentación de un proyecto de ley que pretende modificar las circunscripciones electorales, de tal manera que, según los críticos, la coalición en el Gobierno se vería beneficiada en las próximas elecciones.

Los opositores han defendido que las nuevas circunscripciones electorales beneficiarían a la coalición en el Gobierno, el Frente Nacional (Barisan Nasional), dirigida por el primer ministro, Nayib Razak, ya que se dividirían según etnias en un país en el que la etnia es un factor importante a la hora de votar.

Además, ciertas circunscripciones centralizarían el voto opositor, lo que obligaría a los críticos a conseguir un mayor porcentaje de apoyo en los comicios para obtener el número de escaños que habían dominado hasta ahora. La Comisión Electoral ha sido la que ha diseñado el nuevo mapa electoral y el Ejecutivo de Nayib ha defendido que no ha habido ningún tipo de interferencia política en su trabajo.

"El Gobierno no ha alterado ni influído sobre el trabajo de la Comisión Electoral y respeta las decisiones que este organismo ha tomado en beneficio de los ciudadanos y del país", ha señalado Nayib en el Parlamento.

El país tiene que celebrar elecciones generales en agosto. Probablemente, Nayib convoque los comicios en los próximos días, después de que las autoridades aprueben el cambio de circunscripciones electorales. El proyecto de ley no modificará el número de escaños en el Parlamento o en las asambleas estatales.

MUCHOS VOTOS PARA CONSEGUIR UN ESCAÑO DE LA OPOSICIÓN

El proyecto alterará el número de votos requeridos para conseguir 18 de los 22 escaños en el Parlamento asociados con Selangor, una de las pocas provincias controladas por la oposición. Asímismo, la nueva ley modificará el porcentaje de votos necesarios para obtener 19 de los 26 escaños de Johor, otra de las provincias donde el Frente Nacional no tiene asegurada la victoria.

Los críticos han manifestado que el cambio de las circunscripciones provocará que la oposición necesite más de 100.000 votos para conseguir los escaños que habitualmente obtienen, mientras que el Gobierno tendrá que hacerse con un número de votos mucho menor para hacer lo propio.

Por ejemplo, en la provincia de Selangor, la circunscripción parlamentaria más grande será la de Damansara con 150.439 votantes, actualmente favorable a la oposición; mientras que la más pequeña será la de Sabak Bernam con 37.126 votantes, actualmente favorable al Frente Nacional. Se espera que el proyecto de ley sea aprobado por mayoría simple en el Parlamento.

La última vez que las autoridades modificaron las circunscripciones fue en 2003, bajo el mandato del por aquel entonces primer ministro, Mahathir Bin Mohammad. La oposición también acusó a Mahathir de tratar de manipular el proceso electoral para beneficiar al Frente Nacional, formación que en ese momento lideraba.

Mahathir, que dirigió el país durante 22 años, es el candidato de la oposición. El político de 92 años se va a enfrentar en los próximos comicios contra Nayib, su antiguo protegido.

POLICIAS ANTIDISTURBIOS

Un grupo de activistas defensores de la democracia y de líderes de la oposición se han manifestado ante el Parlamento con pancartas. Las autoridades aumentaron la seguridad ante la entrada principal del Parlamento, que fue bloqueada por policías antidisturbios.

"Estamos totalmente en desacuerdo con el proyecto propuesto por la Comisión Electoral y creemos que este es el mayor engaño que se ha perpetrado nunca", ha declarado la antigua directora del grupo de la sociedad civil Berish, Maria Chin Abdullah. Las autoridades "quieren imponer una ley que contradice la Constitución, ignora el estado de Derecho y manipula los censos electorales", ha añadido Maria.

El escándalo del fondo estatal 1Malaysia Development Berhad (1MDB) y la preocupación de la opinión pública sobre los crecientes costes de vida han minado la popularidad de Nayib y le han presionado a obtener una amplia victoria electoral.

A principios de esta semana, el Gobierno presentó un proyecto de ley cuyo objetivo es ilegalizar las noticias falsas y prevé multas y penas de cárcel de hasta de diez años para aquellos que las creen y distribuyan, lo que ha incrementado la preocupación pública sobre la libertad de prensa tras el enfrentamiento entre los medios y el Ejecutivo con motivo del escándalo 1MDB.

Probablemente, el Parlamento debatirá y aprobará este jueves el proyecto de ley contra las noticias falsas. El Código Penal malasio ya tiene varias leyes que controlan la acción de los periodistas y el Gobierno ha cerrado blogs políticos y diarios 'online' en el pasado.

El Ejecutivo también ha llevado a cabo una campaña de hostigamiento contra la oposición. El antiguo líder de este sector, Anwar Ibrahim, ha sido encarcelado tras ser acusado de sodomía y varios legisladores críticos han sido investigados o acusados de sedición, entre otras cosas, desde las últimas elecciones de 2013.