La comunidad internacional anuncia más de 3.000 millones de euros para la recuperación de Malí

Actualizado 15/05/2013 21:56:58 CET

El presidente maliense admite que se han superado las expectativas

BRUSELAS, 15 May. (EUROPA PRESS) -

La comunidad internacional ha comprometido 3.250 millones de euros de ayuda para la recuperación de Malí en la conferencia internacional de donantes celebrada en Bruselas conjuntamente por el presidente francés, François Hollande, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, superando las expectativas del propio Malí.

"Esta conferencia para Malí es un gran éxito", ha celebrado Hollande en la rueda de prensa al término de la conferencia internacional, que ha reunido a más de un centenar de países y representantes de organizaciones internacionales y regionales, incluidas la ONU, la CEDEAO y el Banco Mundial, y en la que el presidente galo ha anunciado una aportación francesa de 280 millones de euros.

Barroso ha agradecido la "solidaridad y generosidad" de la comunidad internacional con Malí y ha recordado que "gran parte" de los 3.250 millones de euros vienen de la UE y sus Estados miembros, lo que demuestra que no escatiman "ningún esfuerzo" para apoyar a Malí.

El jefe del Ejecutivo comunitario ha anunciado una ayuda comunitaria para apoyar el plan de recuperación durable de Malí de unos 520 millones de euros en 2013 y 2014, pero la ayuda total de la UE incluidas las aportaciones bilaterales de los Estados miembros se eleva hasta los 1.350 millones de euros.

El ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo ha anunciado una ayuda española de 17,5 millones de euros para 2013 por su parte, mientras que Alemania ha anunciado 100 millones.

Malí necesitaba recabar unos 1.961 millones de euros de la comunidad internacional para cubrir el 45% del coste total del plan de recuperación sostenible para 2013-2014 con doce prioridades, que se eleva a 4.343 millones de euros. ha sido presentado este miércoles formalmente por el Gobierno de Bamako en la conferencia. El resto los aportaría Bamako en principio.

"Esta conferencia ha sido un éxito total. incluso diría que ha ido más allá. Ayer dije que esperaba la recogida de unos 2.000 millones de euros y estaría bien contento con 1.600 millones. Hemos pasado la barrera de los 3.000 millones de euros", ha asegurado por su parte el presidente de transición maliense, Dioncounda Traoré, que ha atribuido la movilización "nunca vista" de la comundidad internacional con Malí al hecho de que todo el mundo comprende que la amenaza en Malí afecta a todos dado que "el terrorismo no tiene fronteras" ni tampoco "patria".

Todas las partes han reconocido los progresos significativos sobre el terreno contra los grupos terroristas y yihadistas en Malí, que han permitido que la conferencia de este miércoles habrá "una nueva etapa" en Malí, según el presidente maliense, que se ha comprometido en mantener la fecha de las elecciones presidenciales a finales de julio y ha vuelto a tender la mano a todos aquellos que acepten la integridad territorial del país y la laicidad de la República, al tiempo que ha prometido avanzar en la refundación del Estado de Malí y en el proceso de descentralización en el país.

Barroso ha confirmado en la rueda de prensa final que habrá un mecanismo de seguimiento y control en el que participará la comunidad internacional y el propio Malí para garantizar vigilar de forma "progresiva" el cumplimiento del plan de recuperación de Bamako y sus compromisos asumidos en el marco de la hoja de ruta maliense para la transición, centrada precisamente en lograr la vuelta al orden democrático a través de elecciones y avanzar en la reconciliación entre el norte y sur del país.

El presidente francés se ha mostrado especialmente satisfecho con el compromiso de mantener el calendario de las elecciones previsto, tras admitir que no se trata de algo fácil, mientras que Barroso ha recordado que la UE enviará una misión de observación electoral a los comicios.

El plan de recuperación duradera de Malí contempla doce prioridades, como promover la paz y la seguridad y los servicios del Estado en todo el territorio, responder a las urgencias humantiarias sobre el terreno, organizar elecciones "creíbles y transparentes", mejorar la gobernanza a través de un proceso de descentralización para un desarrollo del territorio y promover una reforma del Estado, garantizar el buen funcionamiento de la justicia y la lucha contra la corrupción, promover reformas de las finanzas públicas, relanzar la economía apoyando al sector privado del país, reforzar la agricultura y las inversiones en infraestructuras y el empleo de jóvenes.

El plan también tiene entre sus prioridades responder a los desafíos educativos en el país, garantizar el acceso a servicios sanitarios de calidad para todos, apoyar proyectos culturales, promover la presencia de las mujeres en todos los sectores y avanzar en la protección medioambiental.

MALÍ NO ES AFGANISTÁN

Hollande ha rechazado en todo caso sacar paralelismos entre el conflicto en Afganistán y la situación en Malí, preguntado si no teme que Malí se convierta en un nuevo avispero afgano.

"No creo para nada que pueda establecerse una comparación entre Malí y Afganistán porque en Malí los terroristas han sido vencidos, no digo que no queden, no digo que no haya riesgo" pero los ataques son "limitados", ha explicado el mandatario galo, que ha asegurado además que la "segunda diferencia" entre ambos conflictos es que "toda la población maliense ha apoyado la intervención militar" y quieren elecciones y avanzar en la reconciliación.

Hollande ha admitido que "todavía no hemos terminado con el terrorismo en torno a Malí" y que "ciertos grupos se han refugiado en Túnez, Libia o quizá en otra parte", pero ha insistido en que el combate contra el terrorismo internacional es responsabilidad de la comunidad internacional.

"Tenemos que ganar la paz. Habría riesgo si dejáramos ahora a Malí en la prueba de la reconstrucción sin apoyo", ha avisado Hollande, que ha justificado por ello la "gran responsabilidad" que ha asumido Europa y especialmente Francia, que lanzó en enero a petición de Bamako una intervención militar para frenar el avance de los grupos yihadistas, algunos ligados a Al Qaeda, en el país.

Hollande ha insistido no obstante en que "todo" el terrotorio maliense "está liberado". "La Administración de Malí debe llegar a todas partes, incluido Kidal", ha insistido el mandatario francés, que ha prometido que las fuerzas militares francesas "deben contribuir a esta instalación, para la organización de estas elecciones".

Traoré ha admitido el "terrorismo residual" en Malí y que "la inseguridad se va a sentir durante un tiempo" en el país, aunque ha recordado la intención de Malí de reforzar sus capacidades de defensa y seguridad malienses para poder reconstruir el Ejército del país y "adaptarlo", al tiempo que ha considerado "probable" que los terroristas del país "vayan a buscar otros lugares" en el Sahel, África u otros, lo que hace que necesario mantener la vigilancia.

Mientras, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, ha prometido que la UE apoyará a los países de la región para comb atir el terrorismo y ha prometido que la UE cooperará con la nueva misión de estabilización autorizada por la ONU en Malí. Margallo ha admitido que el foco de la preocupación se ha desplazado de Malí a Libia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies