Malí.- El Ejército afirma que castigará a los soldados acusados de crímenes contra la población civil

Actualizado 01/03/2013 6:49:38 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Malí ha afirmado este jueves que castigará a todos los soldados que sean acusados de crímenes contra la población civil en el norte del país, en el marco de la oleada de críticas contra las Fuerzas Armadas por los presuntos abusos cometidos en el Azawad.

En este sentido, ha destacado que el Estado Mayor ha enviado de vuelta a Bamako a cinco soldados, dos suboficiales y tres cabos sospechosos de haber cometido abusos contra civiles árabes en la localidad de Tombuctú, según ha informado la emisora Radio France Internationale.

"Estos militares habrían cometido actos bárbaros contra los ciudadanos", ha destacado el oficial director de Relaciones Públicas del Ejército, Modibo Naman Traoré. "Por este motivo han sido convocados por la Gendarmería", ha agregado.

Fuentes internacionales de Derechos Humanos y los propios habitantes de las zonas en conflicto han acusado en las últimas semanas al Ejército de Malí de ejecuciones extrajudiciales y otros abusos contra los Derechos Humanos en el contexto de la actual ofensiva contra las milicias islamistas del norte del país, y el propio ministro maliense de Justicia, Malick Coulibaly, admitió que "ningún Ejército del mundo es perfecto" y que es posible que los soldados hayan cometido crímenes de guerra.

Varios vecinos de Mopti aseguraron al semanario británico 'The Observer' --que hace las funciones de edición dominical para el diario londinense 'The Guardian'-- que los soldados han procedido a detenciones, interrogatorios y torturas contra personas inocentes a las que acusan de estar relacionadas con los rebeldes.

Entre las víctimas de estos abusos, según los testigos, se encuentran los miembros de la etnia fulani. "El Ejército sospecha de nosotros, y si tenemos aspecto de fulani y no tenemos carné de identidad, nos matan", aseguró un vecino.

Fuentes de Amnistía Internacional (AI) recalcaron que hay evidencias de abusos por parte del Ejército de Malí, como ejecuciones extrajudiciales, incluso antes de que comenzara la actual ofensiva francesa y maliense en el norte.

Al respecto, algunos testigos explicaron que la ocupación islamista de la ciudad de Diabaly --que ya ha sido recuperada por las fuerzas malienses y francesas-- pudo haber sido un acto de venganza por la muerte de 16 predicadores musulmanes malienses y mauritanos supuestamente ejecutados por el Ejército el pasado mes de septiembre en esta localidad.

AI también advirtió de las posibles represalias a que se enfrenta la comunidad tuareg. Al respecto, dijo que hay evidencias de ejecuciones extrajudiciales contra tuaregs y de bombardeos indiscriminados contra los campamentos de esta comunidad, así como de matanzas contra sus ganados, de los que dependen para sobrevivir.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies