Francia expresa su preocupación por los abusos del Ejército maliense denunciados por la ONU

Actualizado 14/03/2013 11:24:56 CET

PARÍS, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno francés ha expresado su preocupación por los abusos del Ejército malienses que han sido denunciados por la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y ha advertido de que las fuerzas galas van a informar a las autoridades malienses de cualquier violación de los Derechos Humanos y del Derecho Humanitario que llegue a su conocimiento.

"La venganza no será nunca una forma de justicia", ha declarado el Ministerio galo de Asuntos Exteriores en un comunicado difundido ayer miércoles por su página de Internet.

"Las fuerzas francesas han recibido la consigna de ser muy vigilantes ante posibles violaciones de Derechos Humanos y del Derecho Internacional Humanitario", así como de "relevar a cualquier elemento investigado por abusos", ha agregado. "De darse el caso, Francia las pondrá en conocimiento de las autoridades malienses", ha advertido.

Asimismo, París ha declarado que "no puede haber ninguna impunidad por estos actos" y celebrado "las claras posiciones" del Gobierno de Bamako contra los abusos y "su compromiso de remitir a sus autores ante la Justicia", así como el reciente acuerdo de cooperación entre Malí y el Tribunal Penal Internacional (TPI), "que ha abierto una investigación sobre crímenes de guerra cometidos en Malí desde enero de 2012".

La subcomisaria para Derechos Humanos de la ONU, Kyung Wha Kang, denunció el pasado martes ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas los actos de represalia contra las poblaciones civiles cometidos por el Ejército de Malí en el marco de la operación militar lanzada el pasado mes de enero por Francia y los países de la región en Azawad (norte del país).

Las denuncias se basan en las conclusiones de las dos misiones de investigación desplegadas por la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, que corresponden al periodo comprendido entre el 17 de enero y el 20 de noviembre de 2012 y según las cuales los militares han cometido abusos contra miembros de los grupos peuhl, tuareg y árabe, a los que acusan de haber colaborado con los grupos islamistas armados que se hicieron con el control del norte del país a lo largo de 2012.

OTRAS DENUNCIAS

Fuentes internacionales de Derechos Humanos y los propios habitantes de las zonas en conflicto han acusado al Ejército de Malí de ejecuciones extrajudiciales y otros abusos contra los Derechos Humanos en el contexto de la ofensiva, y el propio ministro maliense de Justicia, Malick Coulibaly, ha admitido que "ningún Ejército del mundo es perfecto" y que es posible que los soldados hayan cometido crímenes de guerra.

Entre las víctimas de estos abusos, según los testigos, se encuentran los miembros de la etnia fulani. "El Ejército sospecha de nosotros, y si tenemos aspecto de fulani y no tenemos carné de identidad, nos matan", aseguró un vecino.

Fuentes de Amnistía Internacional (AI) han asegurado que hay evidencias sobre abusos por parte del Ejército de Malí, como ejecuciones extrajudiciales, incluso antes de que comenzara la actual ofensiva francesa y maliense en el norte.

Asimismo, Amnistía ha advertido de posibles represalias contra la comunidad tuareg y ha indicado que hay indicios de ejecuciones extrajudiciales contra tuaregs y de bombardeos indiscriminados contra los campamentos de esta comunidad, así como de matanzas contra sus ganados, de los que dependen para sobrevivir.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies