Al Maliki pide la ayuda de los antiguos componentes del Ejército de Sadam para contener la violencia

Actualizado 16/12/2006 16:06:22 CET

BAGDAD, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, indicó hoy sábado que el Ejército nacional iraquí ha "abierto sus puertas" a los antiguos miembros de las tropas del ex dictador Sadam Husein como parte de la estrategia del Gobierno para detener la violencia que azota el país.

Al Maliki se dirigió así a los oficiales y soldados que habían perdido su rango y empleo con la llegada de las tropas lideradas por Estados Unidos. Como condición, Al Maliki ordenó un comportamiento leal y profesional a los antiguos militares que deseen incorporarse.

Además, Al Maliki explicó que el tamaño del Ejército podría limitar el número de incorporaciones, pero especificó que aquellos que no puedan ser admitidos, tendrían derecho a recibir pensiones.

"El nuevo Ejército iraquí ha abierto sus puertas a los miembros del antiguo Ejército, oficiales y soldados, y el Gobierno de unidad nacional está preparado para absorber a todos aquellos que deseen servir a su nación", señaló el primer ministro durante el discurso de apertura durante una conferencia para la reconciliación nacional.

Al Maliki expresó "el mayor de los respetos" por los ex oficiales, y señaló que Bagdad necesita "de sus energías, experiencia y habilidades para completar el edificio de nuestras fuerzas armadas".

El pasado abril de 2003, el entonces Gobernador de Irak, Paul Bremer ordenó la disolución de las más de 400.000 tropas que conformaban la Guardia Republicana de Sadam Husein, algo que muchos expertos consideraron un error, pues muchos de esos oficiales se terminaron sumando a las fuerzas de la insurgencia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies