Manafort pedirá a un juez federal que retire sus cargos criminales

Paul Manafort
REUTERS / JOSHUA ROBERTS - Archivo
Publicado 04/04/2018 7:35:17CET

WASHINGTON, 4 Abr. (Reuters/EP) -

Paul Manafort, el exjefe de campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, intentará convencer este miércoles a un juez federal para que retire sus cargos criminales presentados por el fiscal especial Robert Mueller, argumentado que Mueller se ha extralimitado en su autoridad legal.

Manafort presentó en enero una demanda civil contra Mueller y el fiscal general adjunto Rod Rosenstein. Mueller es el responsable de analizar la presunta injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016, así como si el presidente ha intentado ilegítimamente obstruir la investigación.

La audiencia de este miércoles será la primera vez que el abogado de Manafort tendrá la oportunidad de persuadir a la jueza del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Ami Bermna Jackson, de que la investigación de Mueller debe ser refrenada.

Manafort es una de las personas que ya han sido acusadas en la investigación de Mueller. El abogado Alex Van der Zwaan ha sido condenado a 30 días de cárcel y a una multa de 20.000 dólares por mentir a los investigadores de la Fiscalía especial que dirige Mueller.

Van der Zwaan ha sido relacionado con Paul Manafort, antiguo jefe de campaña de Donald Trump e imputado también por la oficina de Mueller. En concreto, en su caso se ha analizado su trabajo en la firma neoyorquina Skadden Arps, por la que Manafort habría intercedido para que fuese contratada por el Gobierno ucraniano.

Manafort ha sido acusado de doce cargos federales, entre los que figuran conspiración contra Estados Unidos y blanqueo de capitales. Los cargos tienen que ver con su relación con Ucrania, pero tangencialmente han revelado detalles sobre la cercanía al Kremlin de algunos integrantes de la campaña de Trump.

También está encausado en este proceso Richard Gates, antiguo socio comercial de Manafort y 'número dos' de facto de la campaña. Su nombre aparece en documentos relacionados con empresas que la compañía de Manafort creó en Chipre para recibir pagos de políticos y empresarios de Europa del este, según consta en los documentos hechos públicos. Tanto Manafort como Gates se han declarado no culpables de los cargos.

El tribunal dictó orden de prisión domiciliaria para Manafort y Gates con una fianza de 10 millones de dólares para el primero y de 5 millones para el segundo con una fórmula por la que no deberán aportar el dinero, pero si incumplen los términos de su prisión domiciliaria y si no comparecen ante el tribunal, automáticamente deberán pagar esa cantidad.