Manifestantes y policías se enfrentan en Perú tras una marcha contra la reforma de empleo juvenil

Publicado 16/01/2015 2:01:05CET

LIMA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Manifestantes y policías se han enfrentado este jueves en la capital de Perú, Lima, tras una marcha en la que unas 5.000 personas han reclamado al presidente, Ollanta Humala, la derogación de una reforma que busca reducir el desempleo juvenil, pero que ha recibido fuertes criticas de estudiantes y de la oposición porque excluye beneficios laborales.

Los disturbios han comenzado cuando los manifestantes trataban de llegar al Congreso de la República. Al ser bloqueados, algunos jóvenes han atacado con palos a miembros de la Policía Nacional que habían formado un cordón humano entre las avenidas Nicolás de Piérola y Abancay, en el centro de Lima.

Los agentes intentaron despejar la zona, pero los manifestantes arremetieron, lanzando piedras, pintura y petardos. La Policía recurrió a bombas lacrimógenas y gas pimienta para disolver la protesta, tal y como ha informado el diario peruano 'El Comercio'.

La protesta, organizada por jóvenes universitarios, sindicatos de izquierda y organizaciones civiles, busca presionar al Congreso, que debatirá a finales de enero si elimina o mantiene la reforma que, según el Gobierno, busca también reducir la informalidad en el mercado laboral.

La ley de empleo juvenil considera que las empresas pueden contratar personas de entre 18 y 24 años sin un fondo de desempleo (CTS) ni gratificaciones, y con vacaciones recortadas a 15 días al año frente a los 30 días de la legislación actual.

Los jóvenes que se oponen a la ley, que ya realizaron tres marchas desde diciembre que congregaron también a miles de personas, afirman que la reforma generará despidos porque las empresas buscarán ahora emplear a trabajadores a menores costos.

"La pelota está en la cancha del Congreso, para escucharnos y rechazar la ley", ha señalado Jorge Rodríguez, un joven universitario representante de Foro Juvenil de Izquierda, a periodistas, de acuerdo con la información de la agencia de noticias Reuters.

El régimen laboral juvenil fue promovido por el Gobierno como parte de una serie de reformas para impulsar la economía del país minero, cuya actividad productiva habría crecido un 2,6 por ciento el año pasado, menos de la mitad frente al 2013.

La economía de Perú, el tercer productor mundial de cobre y el quinto de oro, lleva meses de desaceleración en medio de la caída de su exportaciones, principalmente mineras, menores precios de los metales y una ralentización de las inversiones.

LEMAS CONTRA EL PRESIDENTE HUMALA

En la protesta del jueves, estudiantes portando pancartas con lemas contra el presidente Humala, marcharon por varias calles del centro de Lima e intentaban llegar al Congreso, provocando un caos en el tráfico de vehículos en la ciudad.

Sin embargo, cientos de policías, que acordonaron con vallas metálicas las calles de acceso al recinto parlamentario, donde se han producido los enfrentamientos. En las protestas anteriores también hubo choques y los agentes detuvieron durante algunas horas a decenas de jóvenes.

El Gobierno de Humala ha reiterado varias veces su apoyo a la norma y publicó la semana pasada un proyecto de reglamento de la reforma de empleo juvenil, con algunos candados para evitar que las empresas despidan para emplear a jóvenes.

El presidente, un militar retirado cuya gestión es desaprobada por el 64 por ciento de los peruanos, según una encuesta reciente, promulgó a inicios de diciembre la ley laboral con el apoyo de legisladores de la oposición.

Pero, ante la presión de los estudiantes y los sindicatos, los legisladores de oposición retiraron sus firmas de la ley y presentaron varias iniciativas para eliminar la reforma.

El Congreso, a través de su Comisión Permanente conformada por 26 legisladores, se reunirá el 28 de enero para debatir la reforma y la oposición afirma tener la mayoría para eliminarla.

"La reivindicación es justa. La reforma va a generar despidos, por eso es razonable que sea eliminada o derogada", ha sentenciado el legislador Yehude Simon, cuyo partido independiente normalmente vota a favor de las iniciativas oficiales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies