Martín Vizcarra se convierte en el nuevo presidente de Perú tras la dimisión de Kuczynski

El nuevo presidente de Perú, Martín Vizcarra
REUTERS / JANINE COSTA
Actualizado 23/03/2018 20:36:46 CET

Anuncia un nuevo Gobierno y propone un "pacto social" para superar la crisis política y caminar hacia "un Perú mejor"

LIMA, 23 (EUROPA PRESS)

Martín Vizcarra se ha convertido este viernes en el nuevo presidente de Perú, en sustitución de Pedro Pablo Kuczynski, que tuvo que dimitir hace dos días por su presunta implicación en el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht.

"Juro por Dios y por la patria que ejerceré fielmente el cargo de presidente de la República, que asumo de acuerdo con la Constitución de Perú, que defenderé la soberanía nacional, la integridad física y moral de la República y la independencia de sus instituciones democráticas", ha dicho en la toma de posesión ante el Congreso.

A continuación, el jefe de la sede legislativa, Luis Galarreta, le ha impuesto la banda presidencial en medio de los aplausos de los congresistas, que horas antes han votado una resolución para hacer oficial la dimisión de Kuczynski y dar inicio así a la transición de poder.

Vizcarra ha aprovechado su primer discurso dirigido a la nación para "transmitir esperanza y fe" a sus compatriotas y pedir a la clase política que la renuncia de su antecesor signifique "el punto final del odio". "Juntos vamos a construir un Perú mejor", ha aseverado.

Para empezar de cero, ha anunciado que prescindirá de los antiguos colaboradores de Kuczynski y conformará "un Gabinete completamente nuevo" que, según ha anticipado, tendrá como objetivo prioritario la lucha contra la corrupción: "Ha llegado la hora de decir basta".

Vizcarra ha propuesto "un pacto social que comprometa a luchar sin distingo alguno contra la corrupción e impulsar el desarrollo". "Tengo claro lo que hay que hacer y cómo hacerlo (...) Tengo la determinación para conducir al país por el camino correcto", ha sostenido.

El nuevo jefe de Estado se ha mostrado seguro de que el país puede "transformar este difícil momento en el nacimiento de una nueva etapa política donde lo primero sea Perú". "Quiero trasmitirles la enorme fe, el compromiso y el entusiasmo con el cual desarrollaremos esta gran tarea", ha concluido.

DE MINISTRO DIMITIDO A PRESIDENTE

Vizcarra, un ingeniero de 55 años de edad, ha aterrizado de madrugada en el aeropuerto internacional de Lima, procedente de Canadá, donde ejercía como embajador peruano desde que el pasado mes de mayo tuvo que abandonar abruptamente el Gobierno de Kuczynski.

Fue ministro de Transporte y Comunicaciones hasta que en mayo, cuando apenas llevaba un año en el cargo, renunció por supuestas irregularidades en la adjudicación del contrato para construir el aeropuerto de Chinchero, en Cuzco. Finalmente en febrero al Fiscalía le descartó de sus pesquisas.

Vizcarra también llegó al Gobierno por sorpresa. Se incorporó a la plataforma electoral de Kuczynski, Peruanos Por el Kambio (PPK), en 2015 como asesor en educación, si bien pronto se destacó y el ya ex presidente le ofreció una silla a su lado como primer vicepresidente.

Kuczynski pensó en él por su buena gestión en la región de Moquegua, que considera suya por su mujer, Maribel Díaz, que nació allí, a pesar de que Vizcarra es originario de Lima. Al término de su mandato como gobernador, los alumnos de la región estaban entre los primeros del país, lo que se conoce como 'el milagro educativo'.

Vizcarra intentó en dos ocasiones llegar al Gobierno de Moquegua: una primera fallida en 2006 como candidato del APRA de Álan García, y una segunda en 2010 en nombre de un movimiento ciudadano que acabó en victoria gracias por su liderazgo en las manifestaciones populares contra Southern Perú a causa del canon minero.

Es conocido en la política peruana por su capacidad para desactivar conflictos. La prensa local señala que Kuczynski recurrió a él como ministro en previsión de que su mandato estaría marcado por las protestas sociales que caracterizaron la recta final del Gobierno de Ollanta Humala.

LA OLA ODEBRECHT

Vizcarra aspirar a zanjar una crisis política que alcanzó su punto álgido el miércoles, cuando Kuczynski dimitió con una carta que leyó en un mensaje dirigido a la nación y posteriormente envió al Congreso alegando que la actual "confrontación política" le impedía hacer su trabajo.

Kuczynski dio un paso atrás justo un día antes de que el Congreso votara una moción de censura en su contra por su presunta implicación en la trama de pago de sobornos a cambio de favores políticos que protagoniza la constructora brasileña Odebrecht en toda la región.

El ex presidente ya sobrevivió a una moción de censura en diciembre --la oposición denuncia que gracias a un acuerdo secreto con Fuerza Popular que le permitió conseguir votos a cambio de indultar al ex mandatario Alberto Fujimori--. Sin embargo, esta vez, de acuerdo con la prensa local, todo indicaba que no lo conseguiría.

Los acontecimientos se precipitaron el martes, cuando Fuerza Popular difundió unos vídeos en los que supuestos emisarios del Gobierno ofrecen dinero y obras públicas en sus regiones a diputados de este partido opositor para que votaran en contra de la segunda moción de censura

Vizcarra heredra de Kuczynski un Congreso en el que PPK está en minoría. Fuerza Popular, que ostenta la mayoría parlamentaria, ya ha avanzado que le dejará gobernar si apuesta por una "fórmula mixta" para su Ejecutivo, de modo que incluya a políticos de otras formaciones.

La Constitución otorga a Vizcarra, como vicepresidente primero, la capacidad de agotar el mandato presidencial, que expira en 2021, aunque también podría decidir convocar elecciones anticipadas. La líder izquierdista Verónika Mendoza, que quedó tercera en las elecciones presidenciales de 2016, ha pedido volver a las urnas.