Miles de civiles abandonan Ghuta en el primer éxodo masivo del enclave rebelde

Vista panorámica de Ghuta Oriental
REUTERS / BASSAM KHABIEH - Archivo
Actualizado 15/03/2018 18:07:49 CET

Según el Observatorio Sirio, unos 12.500 residentes han salido del enclave rebelde

GHUTA ORIENTAL (SIRIA), 15 (Reuters/EP)

Miles de civiles han huido este jueves del reducto rebelde de Ghuta Oriental, huyendo a pie hacia posiciones del Ejército en el primer éxodo masivo de este enclave asediado por las fuerzas gubernamentales desde que estas lanzaron el asalto para retomarlo hace un mes.

Hombres, mujeres y niños portando mantas, bolsas y maletas, han caminado hacia las líneas del Ejército, algunos de ellos llorando, en los alrededores de la localidad de Hamuriye. Un hombre portaba un bebé en una maleta y se podía ver su cabeza y sus brazos asomando por la cremallera. Otros han llegado a las posiciones gubernamentales en la localidad cercana de Beit Sawa en sillas de ruedas.

"Hemos estado atrapados en los sótanos y en los túneles y no nos atrevíamos a salir", ha contado uno de los hombres que han abandonado Hamuriyé a Reuters. "No podíamos hacer nada... no había comida", ha añadido. "No había agua, ni electricidad, ni escuelas para los niños", ha relatado otro de los que han huido.

Otro hombre ha dicho a Reuters que ha estado en contacto con personas en territorio bajo control del Ejército desde hace días intentando gestionar su salida segura. "Desde hace ocho días, nos hemos coordinado con los soldados, diciéndoles que queríamos que los civiles salieran", ha precisado.

El éxodo podría suponer un momento clave en Ghuta, una de las mayores batallas de los siete años de guerra civil, en la que la suerte de los civiles atrapados en el enclave ha sido vital. Naciones Unidas estima que había unos 400.000 civiles bajo asedio en este enclave rebelde próximo a Damasco, sin apenas acceso a comida o medicinas.

El Gobierno y sus aliados rusos han estado bombardeando la zona desde el aire desde mediados de febrero y lanzaron un asalto terrestre que ha permitido recuperar buena parte del territorio durante la última semana, dejando a localidades separadas unas de otras.

Los combates se han mantenido pese a la resolución llamando a un alto el fuego aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU. Moscú y Damasco han argumentado que están atacando a terroristas que no se benefician de la tregua y han acusado a los rebeldes de impedir que los civiles escaparan. Por su parte, los rebeldes lo han desmentido y han dicho que muchos residentes están huyendo ahora porque las bombas del Gobierno están cayendo sobre Ghuta.

UNOS 12.500 CIVILES HAN SALIDO

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que hace un seguimiento del conflicto, ha dicho que al menos 12.500 personas han partido hacia territorio bajo control gubernamental tras abandonar Hamuriyé y Jisrin, donde el Ejército ha avanzado este jueves, y otras localidades cercanas.

"Cada hora, más de 800 personas han estado saliendo", ha asegurado el general ruso Vladimir Zolutujin, citado por la agencia rusa RIA. En total, ha cifrado en unos 11.000 los civiles que habrían abandonado el enclave.

Moscú ha ofrecido el paso seguro a los rebeldes dispuestos a entregar el enclave, una táctica que ha ayudado a Damasco y sus aliados a recuperar el control sobre grandes ciudades en el oeste de Siria. La oposición ha denunciado que esto equivale a desplazamiento forzoso.

La semana pasada, las fuerzas progubernamentales consiguieron partir en tres Ghuta Oriental. Los rebeldes, que han prometido no rendirse, se han estado retirando de algunas localidades ante el avance de los soldados del régimen.

"Nos hemos retirado de Ain Terma", ha contado Mahmud, un combatiente de la facción rebelde Failaq al Rahman en Hamuriyé a Reuters por teléfono, en referencia a otra localidad cercana. "La situación es muy confusa. No entendemos nada", ha afirmado. "No queremos nada más que los civiles estén a salvo y que pase lo que tenga que pasar. No sabemos qué va a ocurrir", ha añadido.

El Ejército sirio ha tomado algunas granjas y fábricas en el noreste de Hamuriyé, según una unidad de prensa militar del partido-milicia chií Hezbolá, que lucha junto con Damasco. Wael Olwan, portavoz de Failaq al Rahman, ha acusado al Ejército de irrumpir en Hamuriye y explotar el sufrimiento de los civiles que huyen de los bombardeos aéreos.

Según el Observatorio, los bombardeos aéreos y de artillería del Gobierno han alcanzado la zona de Failaq durante la noche. Los bombardeos aéreos en la localidad de Zamalka ha dejado doce muertos este jueves.