Más de 50.000 niños en Senegal son obligados a mendigar, según HRW

Talibés de una escuela coránica o daara en Dakar
Finbarr O'Reilly/Reuters
Publicado 11/07/2017 18:29:55CET

DAKAR, 11 Jul. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

Más de 50.000 niños de las escuelas islámicas de Senegal, 'talibés', son obligados por sus maestros a mendigar pese a las iniciativas del Gobierno para sacarlos de las calles, según un informe publicado este martes por Human Rights Watch (HRW) y la Plataforma por la Promoción y Protección de los Derechos Humanos (PPPDH), una coalición de varias organizaciones senegalesas.

Los niños de las escuelas coránicas, conocidos como 'talibés', han sido enviados por sus padres desde las zonas rurales de Senegal o han llegado a través de redes de tráfico desde países vecinos como Guinea Bisau. En las 'daaras', los centros donde se enseña el islam, se espera que reciban comida, refugio y estudien el Corán.

Sin embargo, los maestros, 'marabouts', los obligan a mendigar en las calles y los pegan si no consiguen alrededor de 2.000 francos CFA diarios, algo más de tres euros, según denuncia el informe. Naciones Unidas ha estimado que estas prácticas generan cerca de ocho millones de dólares, más siete millones de euros, a los maestros coránicos de Dakar, la capital.

El Gobierno de Senegal puso en marcha el año pasado una iniciativa para frenar esta práctica, amenazando con encarcelar a quienes obligaran a mendigar a los niños.

"Aunque es un paso en la dirección correcta, el programa de Senegal para sacar a los niños de las calles apenas ha tenido impacto en el alarmante número de 'talibés' explotados, maltratados y desatendidos todos los días", ha comentado Corinne Dufka, de HRW.

Desde junio del año pasado se ha sacado de las calles de Dakar a cerca de 1.500 niños y cientos han regresado con sus familias, según el informe. Las ONG denuncian que, sin embargo, más de 1.000 'talibés' fueron devueltos a los maestros coránicos que los habían enviado a mendigar sin que el Gobierno investigara o detuviera a los profesores y las escuelas.

En los centros los niños duermen en el suelo y no tienen acceso a sanitarios o agua corriente, ha informado la Thomson Reuters Foundation, que ha visitado varios 'daaras' y ha publicado que había "decenas de niños descalzos, sucios y mal vestidos".

En 2016 HRW documentó la muerte de dos niños por maltratos recibidos en las escuelas coránicas, cinco casos de abuso sexual o intento de abuso sexual y 28 incidentes donde los niños fueron golpeados o encadenados.

"Para impedir el abuso y abordar este problama de raíz, el Gobierno debe garantizar que los maestros que cometen los abusos son castigados y enjuiciados", dijo Dufka de HRW.

Junto a la campaña para sacar a los niños de las calles, el Gobierno está considerando regular los 'daaras', elevar los estándares de enseñanza y eliminar el tráfico y la mendicidad forzada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies