Más de 840.000 personas sufren graves necesidades alimentarias en Madagascar

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Más de 840.000 personas sufren graves necesidades alimentarias en Madagascar

Publicado 20/10/2016 17:51:51CET

MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de 840.000 personas sufren graves necesidades alimentarias en Madagascar, según El Programa Mundial de Alimentos (PMA), UNICEF y la FAO, que están trabajando conjuntamente para intentar prevenir que la actual situación que se vive en Madagascar se convierta en una catástrofe.

Según la Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria (CIF) en el sur de Madagascar más de la mitad de la población está sufriendo niveles alarmantes de inseguridad alimentaria.

La continua intervención humanitaria se ha asegurado de que las personas que sufren de inseguridad alimentaria aguda y malnutrición severa sean tratadas. Sin embargo, la pérdida consecutiva de un tercio del cultivo más extendido y la extrema escasez de agua requieren de manera urgente recursos adicionales para poner en marcha una respuesta adecuada.

En Madagascar, el 92 por ciento de la población vive con menos de dos euros al día y la situación en el sur semiárido está llevando al borde del desastre a cientos de miles de personas. Los resultados que ha obtenido el CIF indican que la seguridad alimentaria y la situación nutricional podrían empeorar aun más para principios de 2017, a menos que la acción humanitaria hubiese aumentado.

"Lo que vi en el sur de Madagascar a principios de este mes me alarmó", ha dicho el director regional del PMA, Chris Nikoi. "Son personas que viven al límite, muchos no tienen más que frutas silvestres para comer. Ahora debemos actuar juntos para salvar vidas y ofrecer esperanza para el futuro" ha añadido.

Muchas familias han recurrido a mendigar, poner en venta sus tierras o posesiones y a comer reservas de semillas, para ellos vitales, para poder sobrevivir. En tales condiciones, en una zona del país donde los niños ya sufren múltiples carencias, se les suele sacar del colegio para que busquen ingresos, comida, leña y agua.

"Casi la mitad de los niños en Madagascar sufre de desnutrición crónica o atrofia", informa la directora regional de UNICEF para el este y el sur de África, Leila Gharagozloo-Pakkala. "Los riesgos de atrofia condenan a los niños a una permanente deficiencia de salud y una pobreza acrecentada. En la actualidad, en el sur, los niños sufren de malnutrición aguda. Podemos y debemos hacerlo mejor por estos niños".

"El coste de la inacción o un mayor retraso en nuestra respuesta son algo demasiado espantoso como para contemplarlo", ha dicho el coordinador subregional de la FAO para el sur de África, David Phiri. "Las existencias de alimentos de las escasas cosechas previas se agotaron en agosto y la siguiente cosecha no será hasta marzo de 2017. Si no aumentamos nuestros esfuerzos ahora, este largo periodo de hambruna se extenderá durante un año más. Esto sería una catástrofe para un pueblo que ya no tiene ni comida, ni semillas, ni ingresos", ha añadido.

LA ONU SE MOVILIZA

El Programa Mundial de Alimentos aumentará su actual suministro de alimentos y sus operaciones de ayudas en efectivo hasta al menos alcanzar los mil millones de personas vulnerables al final de este mes. Mientras tanto, PMA está expandiendo su programa de nutrición para prevenir y tratar la malnutrición aguda moderada entre las más de 200.000 mujeres embarazadas, madres lactantes y niños menores de 5 años que la sufren, mientras se continua asistiendo a unos 230.000 niños de primaria en el sur de Madagascar con una comida caliente cada día para asegurar una atención periódica.

UNICEF aumentará sus operaciones sanitarias y de agua para alcanzar una cifra adicional de 850.000 personas. Las revisiones nutricionales mensuales se seguirán realizando en niños con menos de 5 años y ser complementarán con una encuesta inteligente, mientras se asegura el tratamiento de 10.000 niños que sufren de malnutrición aguda severa. Las intervenciones sanitarias aumentarán especialmente para las 350.000 personas que viven a más de cinco kilómetros de distancia del centro sanitario. Los mecanismos de respuesta negativos, tales como sacar a los niños del colegio, el trabajo infantil y el matrimonio infantil serán abordados mediante la educación, alcanzando los 200.000 niños, y con transferencias en efectivo para 4.000 familias.

La respuesta inmediata de la FAO para la agricultura va dirigida a 850.000 personas (170.000 familias a pequeña escala) en los distritos más afectados. La asistencia combina la provisión de semillas de rápido crecimiento y tolerantes a la sequía y tubérculos (tapioca y batata). Los granjeros también recibirán herramientas para reemplazar aquellas que hayan vendido durante la actual y extendida temporada de hambruna. La ayuda para la producción ganadera se proporcionará mediante una alimentación suplementaria del ganado y cuidados médicos.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies