Diez heridos por un hombre armado con un objeto punzante en un autobús en Lübeck

Policías cerca del lugar del ataque de un hombre con un cuchillo en Alemania
MARKUS SCHOLZ/DPA
Actualizado 20/07/2018 19:25:50 CET

El agresor sería un joven de 34 años nacido en Irán pero con nacionalidad alemana

LÜBECK (ALEMANIA), 20 (DPA/EP)

Un joven ha atacado este viernes con un objeto punzante a los pasajeros de un autobús en la ciudad de Lübeck, en el norte de Alemania, y ha dejado un saldo de diez heridos, según el último balance ofrecido por la Policía del estado de Schleswig-Holstein.

Testigos del hecho citados por el diario local 'Lübecker Nachrichten' han señalado que el autobús, que se dirigía a la localidad balnearia de Travemünde, iba lleno de pasajeros cuando uno de ellos repentinamente tiró su mochila al suelo, sacó un objeto punzante como un buril y comenzó a atacar a los presentes.

"No sabemos si fue verdaderamente un cuchillo lo que usó", ha explicado a DPA un portavoz policial. El conductor, que ha recibido un golpe del agresor, ha frenado inmediatamente el vehículo y ha abierto las puertas para que la gente pudiera huir.

El atacante ha sido reducido y retenido por los propios pasajeros hasta que la Policía ha llegado al lugar de los hechos para detenerle. El cuerpo de seguridad ha confirmado en Twitter que un total de diez personas han resultado heridas, de las cuales algunas estarían graves.

La Policía también ha contado en la misma red social que la mochila que llevaba el atacante humeaba, de modo que, como medida preventiva, un equipo de artificieros la ha analizado sin encontrar explosivos, aunque sí un catalizador del fuego.

El individuo ha sido identificado como un hombre de 34 años de nacionalidad alemana residente en Lübeck, según ha podido determinar la Policía. 'Lübecker Nachrichten' ha detallado además sería originario de Irán, aunque este extremo carece de confirmación oficial.

La portavoz de la Fiscalía de Lübeck, Ulla Hingst, había indicado a DPA en un principio que "no se puede descartar nada, tampoco una motivación terrorista". Pero posteriormente el ministro de Interior de Schleswig-Holstein, Hans-Joachim Grote, ha dicho que no cree que se trata de un atentado. La Policía ha aclarado por Twitter que "no hay indicios de radicalización política" en el atacante ni de que haya un "trasfondo terrorista" en el suceso.