Masisi promete luchar contra el desempleo en su investidura como presidente de Botsuana

Mokgweetsi Masisi, presidente de Botsuana
REUTERS / EDUARDO MUNOZ
Publicado 01/04/2018 12:24:02CET

GABORONE, 1 Abr. (Reuters/EP) -

Mokgweetsi Masisi ha jurado cargo este domingo como presidente de Botsuana, recogiendo el testigo de su superior y gobernante durante una década, el general retirado Ian Khama, y con la misión de luchar contra el desempleo y reducir la dependencia del país del mercado de los diamantes.

Masisi, de 55 años, hereda un país que durante décadas ha sido proclamado como un faro de la democracia africana y una gestión económica sólida, pero se enfrenta a una enorme tarea.

"Todavía perseguimos la construcción de un país en el que el desarrollo sostenido se base en la diversificación económica", ha declarado Masisi a una multitud entusiasta en el Parlamento. "Una de mis principales prioridades ... será abordar el problema del desempleo, especialmente entre los jóvenes", ha añadido.

Botsuana, con una población de aproximadamente 2 millones, tiene una tasa de desempleo de alrededor del 20 por ciento, y se cree que el desempleo juvenil es mucho más alto.

"No estoy seguro de su competencia en lo que a economía se refiere, pero si tiene el respeto de sus ministros, entonces debería poder cumplir sus objetivos", dijo el analista político Ndulamo Anthony Morima.

Masisi, maestro y antiguo empleado del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), llegó al Congreso en 2003 y desempeñó un cargo como diputado hasta 2011, cuando fue designado ministro de Asuntos Públicos, y de ahí a 2014, cuando Khama lo nombró ministro de Educación, puesto que ocupó hasta que fue nombrado vicepresidente el año pasado.

"La comunidad empresarial lo ve como más favorable para los negocios, por lo que debería funcionar bien para la economía. Parece ser más probable que proponga una regulación que permita más actividad económica", ha declarado el economista de RMB Botswana Moatlhodi Sebabole.

Masisi asume el cargo más de un año antes de las elecciones, en virtud de la Constitución de Botsuana que restringe al presidente a cumplir dos mandatos de cinco años. Khama, hijo del primer presidente de Botswana, Seretse, también reemplazó a Festus Mogae un año antes de las elecciones de 2009.

Uno de los países más pobres del mundo en la década de 1970, Botsuana se transformó en una de las economías de más rápido crecimiento al aprovechar alrededor de 3.000 millones de dólares al año en ventas de diamantes, para convertirse en uno de los productores más grandes del mundo y obtener un estatus de ingreso medio.

La partida de Khama deja a su hermano menor y al ministro de Turismo, Tshekedi, como el único miembro de la familia que ocupa un puesto de alto perfil en el gobierno, y dependiendo de a quién elija Masisi como vicepresidente, sería la primera vez que un Khama no es parte de la cúpula del liderazgo nacional.