May acusa a Rusia de "ataque descarado" en Salisbury y avisa de que "la amenaza rusa no respeta fronteras"

Theresa May
REUTERS / FRANCOIS LENOIR
Publicado 22/03/2018 18:02:15CET

Los líderes de la UE se solidarizan con May por el ataque pero evitan acusar a Rusia a la espera de los resultados de la investigación

BRUSELAS, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La primera ministra británica, Theresa May, ha defendido este jueves en Bruselas que "Rusia ha realizado un ataque descarado y temerario contra Reino Unido" y ha advertido de que "la amenaza rusa no respeta fronteras", aunque una mayoría de líderes de la UE se han mostrado cautelosos y han evitado acusar directamente a Moscú a la espera de que concluya la investigación del incidente.

"Rusia ha realizado un ataque descarado y temerario contra Reino Unido cuando intentó asesinar a dos personas en las calles de Salisbury. Plantearé esta cuestión a mis homólogos hoy porque está claro que la amenaza rusa no respeta fronteras", ha asegurado la 'premier' a su llegada a la cumbre europea.

May, que informará a sus homólogos del incidente y los últimos acontecimientos del caso durante la cena de este jueves, ha denunciado que "el incidente en Salisbury forma parte de un patrón de agresión rusa contra Europa y sus vecinos próximos, desde los Balcanes occidentales a Oriente Próximo".

La primera ministra británica ha agradecido "la solidaridad y el apoyo que han demostrado" sus colegas europeos con Reino Unido tras el ataque aunque ha evitado aclarar si les planteará la posibilidad de promover sanciones contra Rusia en respuesta.

"No es algo que esté sobre la mesa hoy (...) No en esta cumbre", ha asegurado el primer ministro holandés, Mark Rutte, a su llegada a la reunión, al ser preguntado si ve margen para que el bloque imponga sanciones a Rusia tras el ataque en Salisbury, insistiendo en que no prevé que se vaya más allá de un mensaje de apoyo "para cerrar filas con Reino Unido".

El primer ministro luxemburgués, Xabier Bettel, ha insistido en la necesidad de "escuchar primero" a May antes de tomar decisiones. "Si llegamos a la conclusión de que hay suficientes pruebas", ha apostillado.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha admitido a su llegada que sería "conveniente que Reino Unido pueda aclarar las dudas sobre las armas químicas" tras recordar que ya ha expresado su solidaridad a May, mientras que el presidente francés, Emmanuel Macron, ha evitado pronunciarse sobre el ataque en Salisbury a su llegada.

Ambos se han solidarizado a su llegada por los atentados de hace dos años en Bruselas contra el aeropuerto y una estación de metro de la capital belga que dejó 32 víctimas. "Tenemos que mostrar que en la UE estamos todos juntos contra el terrorismo, con independencia del país que se trate", ha dicho la canciller.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, cuyo país es uno de los más reticentes con las sanciones a Rusia, ha defendido la necesidad de mostrar "solidaridad con Reino Unido" pero ha pedido ser "muy responsables sobre esta cuestión" antes de acusar a nadie. "Necesitamos investigar pero creo que tenemos que ser muy responsables sobre esta cuestión", ha defendido el griego, que ha apostado por "utilizar todos los instrumentos diplomáticos" a disposición del bloque.

El primer ministro belga, Charles Michel, ha avisado de que se trata de "una situación muy delicada, que necesita una reacción inteligente y práctica". "Lo que pasó en Salisbury es repugnante y censurable y estaremos del lado de Reino Unido en esta cuestión", ha asegurado el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, a su llegada a la cumbre.

LITUANIA PODRÍA EXPULSAR A DIPLOMÁTICOS

La presidenta lituana, Dalia Grybauskaite, ha sido la única dirigente que abiertamente ha reconocido la posibilidad de expulsar a diplomáticos rusos en solidaridad con Reino Unido tras el ataque en Salisbury, algo que ha asegurado decidirá en "un futuro cercano".

"Apoyamos plenamente a Reino Unido en esta situación y apoyamos las medidas que Reino Unido está aplicando y todos nosotros estamos considerando las mismas medidas. Yo lo estoy haciendo como presidenta de Lituania", ha explicado la lituana, que ha asegurado que tras el ataque en Reino Unido ha decido no felicitar al presidente ruso, Vladimir Putin, por su reelección, aunque ha evitado criticar al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, por haberlo hecho.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, ha reclamado "una repuesta solidaria de la UE por este ataque contra Reino Unido". "Pediremos palabras inequívocas en las conclusiones", ha asegurado el polaco, cuyo país es otro de los más duros con Moscú.

Se espera que los líderes acuerden "coordinar" su respuesta en función de "las respuestas" que aporten las autoridades rusas según avance la investigación del caso y reclamen mejorar las capacidades de la Unión para hacer frente a ataques químicos, biológicos, radiológicos y nucleares y atajar las amenazas híbridas y en el terreno cibernético, según han explicado fuentes europeas.