May presenta su programa electoral defendiendo que no hay "mayismo" sino un "conservadurismo sólido"

Theresa May
PHIL NOBLE/REUTERS
Publicado 18/05/2017 14:57:46CET

HALIFAX (INGLATERRA), 18 May. (Reuters/EP) -

La primera ministra británica, Theresa May, ha presentado este jueves su programa electoral de cara a los comicios del 8 de junio, para los que es clara favorita, y lo ha hecho refutando que esté imprimiendo a su partido un enfoque distintivo personal o queriendo que se la compare con Margaret Thatcher.

"No hay ningún 'mayismo'. Sé que a los periodistas os gusta escribir sobre ello. Hay un buen y sólido conservadurismo, que pone los intereses del país y los intereses de la gente trabajadora ordinaria en el corazón de todo lo que hacemos en el Gobierno", ha sostenido en rueda de prensa.

La primera ministra se ha referido al Brexit y ha dicho que los días en los que Reino Unido hacía vastas contribuciones a la UE acabarán, pero ha reconocido que podría haber ciertos programas específicos en los que el país participaría tras su salida del bloque.

May ha reconocido que podría ser necesario que Reino Unido tenga que hacer una contribución para participar en dichos programas. Asimismo, ha señalado que cree que es necesario acordar los términos de la futura relación del país con la UE durante los dos años de la negociación del proceso de divorcio. Igualmente, el manifiesto electoral insiste en que ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo.

Por otra parte, May ha insistido en que ahora no es el momento de celebrar un nuevo referéndum de independencia en Escocia y ha sostenido que no debería haber ninguna consulta hasta que no haya concluido el Brexit.

En el plano económico, ha prometido acabar con el déficit para mediados de los años 2020 si su partido gana las elecciones. "Dinero seguro y finanzas públicas responsables son cimientos esenciales para éxito económico nacional", reza el manifiesto conservador.

"Todavía hay trabajo por hacer en reducción del déficit, así que seguiremos restaurando las finanzas públicas durante la próxima legislatura", promete el partido.

Si el partido gana las elecciones, seguirá con las normas fiscales anunciadas por el ministro de Finanzas, Philip Hammond, a finales de 2016, que "nos guiarán hacia una presupuesto equilibrado para mediados de la próxima década", explica el documento.

Por otra parte, el manifiesto señala que no habrá ninguna subida del IVA y que el impuesto de sociedades será rebajado al 17 por ciento para 2020, como estaba previsto. Sin embargo, no incluye otras promesas hechas en las anteriores elecciones de 2015 respecto a no subir el impuesto de la renta ni las contribuciones a la seguridad social.

Por otra parte, los 'tories' quieren hacer más difícil que empresas extranjeras adquieran firmas británicas. En este sentido, May ha dicho que se asegurará de que ninguna empresa extranjera que compre en el sector de las telecomunicaciones, la defensa o la energía en Reino Unido perjudica la seguridad o los servicios esenciales.

Además, en un giro a lo que ha sido la política de libre mercado que ha mantenido el Partido Conservador durante décadas, May ha afirmado que los gobiernos tienen un papel que desempeñar a la hora de supervisar cómo se gestionan las empresas.

"Nosotros creemos que la gente debería ser recompensada por su talento y esfuerzos pero los ciudadanos se enfrentan con la remuneración de algunos directivos de corporaciones", señala el partido en su manifiesto.

En virtud de su propuesta, el pago a los ejecutivos será sujeto a estrictas votaciones anuales de accionistas y las compañías que cotizan en bolsa tendrán que publicar el ratio del salario de sus ejecutivos frente a sus trabajadores.

En el plano social, el partido ha prometido fondos para los consejos locales con el fin de que se construyan más viviendas, una medida que aumentaría significativamente las viviendas sociales respaldadas por el Gobierno por primera vez en décadas.

"Ayudaremos a los ayuntamientos a construir, pero solo a aquellos ayuntamientos que construyan comunidades de alta calidad, sostenibles e integradas", reza el documento. "Trabajaremos con ello para mejorar su capacidad de desarrollar más buenas casas, así como para ofrecerles financiación significativa a bajo coste", añade.

Según ha explicado el partido, las viviendas serán vendidas después de diez o quince años con un derecho automático de compra para los arrendatarios. En total, el partido ha prometido construir 1,5 millones de viviendas para finales de 2022.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies