El mediador de la ONU para Siria avisa de la "peligrosa" situación en Siria

Staffan de Mistura
REUTERS / POOL NEW
Publicado 14/02/2018 18:56:03CET

NUEVA YORK, 14 Feb. (Reuters/EP) -

El mediador de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, ha advertido de que Sriia se encuentra "en un momento tan violento, preocupante y peligroso como cualquiera que se ha visto" en los cuatro años en los que lleva trabajando para poner fin a la guerra, iniciada en marzo de 2011.

Los bombardeos del régimen de Bashar al Assad sobre zonas rebeldes y la mayor implicación de países extranjeros, agudizada tras la operación militar lanzada por Turquía en la región de Afrin, ha provocado una nueva escalada de la violencia, con más muertos y desplazados.

"Lo que estamos viendo en Siria no solo ponen en peligro los acuerdos para reducir la tensión y para la estabilidad regional, también los esfuerzos para una solución política", ha dicho De Mistura ante el Consejo de Seguridad de la ONU. No obstante, ha defendido la validez del proceso de paz de Ginebra, "el único camino sostenible" para solventar el conflicto.

Los 15 Estados miembro del Consejo de Seguridad negocian una posible resolución --impulsada por Kuwait y Suecia-- para pedir un alto el fuego de 30 días en Siria, con el objetivo de permitir el reparto de ayuda y la evacuación de enfermos y heridos.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, ha afeado a Rusia que no garantice que se cumplan los compromisos sobre las zonas de distensión establecidas en Siria y sobre la retirada de todas las armas químicas en poder del régimen de Bashar al Assad.

"En cambio, vemos que el régimen de Al Assad sigue bombardeando, matando de hambre y, sí, gaseando a los civiles", ha lamentado Haley, que ha instado a las autoridades rusas a "presionar" al Gobierno sirio para tratar de lograr una "paz real" en el país.

El embajador ruso, Vassili Nebenzia, ha respondido a Haley abogando porque la resolución del conflicto en Siria esté libre de "presiones externas". Asimismo, ha exhortado a Estados Unidos a utilizar su "influencia" sobre los rebeldes a los que ayuda militarmente.