Medio centenar de niños abandona la milicia Kamuina Nsapu de República Democrática del Congo

Publicado 15/04/2017 5:25:24CET

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de medio centenar de niños han abandonado este viernes la milicia de República Democrática del Congo (RDC) Kamuina Nsapu en la localidad de Kananga, en la provincia de Kasai Central, y entregados al Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y a la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en República Democrática del Congo (MONUSCO).

El ministro del Interior, Ramazani Shadari, ha anunciado la entrega de un total de 52 menores, con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años, que han decidido renunciar a la violencia.

Tal y como ha informado la emisora local Radio Okapi, 19 de ellos habían ido presentando su rendición desde el mes pasado, mientras que otros 33 han sido liberados de la prisión central de Kananga este mismo viernes. Shadari, por su parte, ha hecho un llamamiento a los milicianos para que se rindan.

"Decidle a esos otros jóvenes que todavía dudan que vengan. Vosotros lo habéis comprendido. Decidles a ellos que regresen", ha señalado.

"Y cuando me presentéis el nombre del nuevo jefe, haremos respetar la ley para que reine el orden público", ha agregado, en referencia a la designación de un nuevo Kamuina Nsapu, una de las exigencias de la milicia para poner fin a la violencia.

Los 52 menores serán ahora ingresados en un centro de reinserción social.

En las últimas semanas se han recrudecido los enfrentamientos entre el Ejército y la milicia de Kamuina Nsapu, un jefe de la tribu luba que murió a manos del Ejército tras llamar a la insurrección en el verano de 2016 en la región.

Naciones Unidas ha asegurado haber hallado un total de 23 fosas comunes desde agosto de 2016. Kasai Central ha venido registrando enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y la milicia Kamuina Nsapu en los que, según la ONU, han muerto al menos 400 personas y unas 200.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares.

Dos investigadores de la ONU en el país, Michael Sharp, estadounidense, y Zaida Catalan, sueca, fueron secuestrados en la región de Kasai a principios de marzo y sus cadáveres fueron localizados posteriormente, según confirmó el Gobierno de RDC.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies