Al menos medio centenar de personas mueren calcinadas en el interior de una iglesia en Kenia

ap
Actualizado 02/01/2008 1:01:00 CET

NAIROBI, 2 Ene. (OTR/PRESS) -

Al menos medio centenar de personas han perecido en el interior de una iglesia en Kenia, que fue incendiada por una multitud en protesta por los resultados de las elecciones de la semana pasada. La violencia se adueña inexorablemente de Kenia, hasta ahora uno de los países más estables del este africano, como resultado de los disturbios desatados después de que el pasado domingo se hicieses oficial el triunfo del presidente Mwai Kibati. El balance de muertos ronda los 200, en su mayoría de la etnia del presidente, los kikuyu.

La tragedia se desató en Año Nuevo en la localidad de Eldoret, a unos 300 kilómetros de la capital de Kenia, Nairobi. Según diversos testimonios, una multitud encolerizada incendió una iglesia próxima a esta localidad en la que se refugiaban cientos de personas que buscaban refugiarse de los disturbios que se suceden en los últimos días contra la etnia kikuyu, a la que pertenece el presidente Kibati, después de que la oposición haya rechazado los resultados de las elecciones del pasado jueves que le confirman en el puesto. Un voluntario de la Cruz Roja que contó los cadáveres y ayudó a los heridos dijo que murieron unas 50 personas.

Este organismo humanitario ha informado de que son miles los keniatas de etnia kikuyu los que están tratando de huir del país como consecuencia de los disturbios, y que en su mayoría se dirigen a la vecina Uganda.

AL MENOS 228 MUERTOS

El presidente Mwai Kibaki entretanto, hizo un llamado para que los partidos políticos se reúnan inmediatamente y pidan a la población retornar a la calma. La violencia estalló luego de la estrecha victoria obtenida por el presidente n las elecciones del sábado anterior. Al menos 228 personas han muerto en actos de violencia, según informes de la policía, testigos y de funcionarios de morgues. Entre los muertos figuran los 15 quemados vivos el martes en Eldoret.

La Unión Europea y Estados Unidos se han negado a felicitar a Kibaki, ante denuncias de fraude. En Gran Bretaña, el primer ministro Gordon Brown pidió que se inicie un diálogo entre Kibaki, quien se juramentó en el cargo para un nuevo período de cinco años, y el líder opositor Raila Odinga. "Hay que poner fin a la violencia", declaró Brown el martes en Londres.

Las denuncias de fraude están alimentadas por el hecho de que la oposición obtuvo la mayoría de los escaños en el parlamento. Además, hubo denuncias de inexplicables demoras en el conteo de votos, y vastas anomalías. Por ejemplo, en un distrito, sufragaron un 115% de los electores inscritos. Dirigentes opositores convocaron para el jueves a un millón de sus simpatizantes para que realicen una demostración contra Kibaki. El gobierno ha prohibido el acto de protesta, pero la oposición dijo que lo llevará a cabo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies