Al menos seis muertos y seis heridos por disparos del Ejército en las protestas secesionistas de Camerún

Ciudad anglófona de Bamenda (Camerún)
REUTERS / STRINGER .
Publicado 01/10/2017 16:41:14CET

BAMENDA (CAMERÚN), 1 Oct. (Reuters/EP) -

Al menos seis personas han muerto y otras seis han resultado heridas por disparos del Ejército camerunés en las protestas secesionistas declaradas en la ciudad anglófona de Kumbo, según ha informado el alcalde de la localidad, Donatus Njong Fonyuy.

El alcalde ha incluido entre las víctimas mortales a cinco prisioneros que fueron abatidos cuando intentaban escapar de una cárcel donde se había declarado un incendio.

La sexta víctima mortal es un manifestante que falleció cuando intentaba ondear la bandera el movimiento separatista anglófono de Ambzonia.

Este 1 de octubre se conmemora la independencia de Reino Unido de la parte de Camerún en la que se habla inglés. Ahora denuncian la discriminación del Gobierno, controlado por los cameruneses francoparlantes con el presidente Paul Biya a la cabeza. Biya lleva 35 años en el poder.

Los comercios están cerrados en las principales ciudades, Buea y Bamenda, y los helicópteros militares sobrevuelan ambas localidades. Entre las fuerzas desplegadas hay efectivos de la Brigada de Intervención Rápida, una unidad dedicada habitualmente a combatir a las milicias yihadistas de Boko Haram en el norte del país.

A las afueras de Buea policías y militares han desplegado cañones de agua para cortar el paso a un grupo de manifestantes que llegaban a la ciudad desde una localidad cercana. La columna cantaba canciones y ondeaba la bandera azul y blanca independentista de Ambazonia --Camerún Meridional--.

"Ahora sé que el régimen de Biya llevaba años reuniendo un ejército para luchar contra su propio pueblo", ha afirmado una vecina de Buea que pidió no ser identificada por miedo a represalias. "Simplemente estamos luchando por nuestros derechos, pero el Ejército que supuestamente debería proteger nuestra vida y propiedades se ha convertido en nuestra peor pesadilla", ha añadido.

En Bamenda era evidente la presencia de las fuerzas de seguridad y de francotiradores apostados en los tejados y los principales cruces. Apenas hay personas en la calle.

El ministro de Comunicación, Issa Tchiroma Bakary, ha advertido de que cerrarán cualquier medio que de voz a los separatistas. "Los medios de comunicación no deben animar a quienes defienden la división, quienes quieren destruir y desestabilizar nuestro país", ha afirmado en declaraciones a Reuters.

Las autoridades camerunesas han prohibido cualquier concentración y han ordenado el cierre de las estaciones de autobuses, restaurantes y comercios. Además han prohibido el tráfico entre distritos durante tres días.

La última vez que hubo protestas en la zona angloparalanete las autoridades cortaron la conexión a Internet y murieron seis manifestantes por disparos. Cientos más fueron detenidos y acusados de delitos penados con la muerte.

La división de Camerún data del final de la I Guerra Mundial, cuando la Sociedad de Naciones dividió la antigua colonia alemana de Kamerun entre Francia y Reino Unido. La parte angloparlamente tiene fuertes vínculos con el este de Nigeria y la frontera estará cerrada durante el fin de semana por orden de las autoridades.