Merkel y Macron posponen su plan de reforma común para la eurozona, según fuentes europeas a 'Der Spiegel'

Emmanuel Macron y Angela Merkel
REUTERS / ERIC VIDAL - Archivo
Publicado 10/03/2018 17:00:55CET

BERLÍN, 10 Mar. (DPA/EP) -

Alemania y Francia necesitan más tiempo para acercar posturas y poder presentar un plan común de reformas de la eurozona, según publica hoy la revista alemana 'Der spiegel' conforme a declaraciones de responsables de la Unión Europea (UE).

De acuerdo con la publicación la canciller Angela Merkel y el presidente francés, Emmanuel Macron, han reunciado por el momento a presentar sus propuestas comunes para reformar la zona euro en la próxima cumbre de la UE a finales de marzo.

Más de cinco meses después de las elecciones generales en Alemania, Merkel podrá finalmente reeditar la gran coalición entre su bloque conservador y los socialdemócratas. Esta tardanza para lograr un acuerdo de Gobierno ha retrasado también los planes para emprender una profunda reforma de la UE. En un principio, en diciembre, Merkel y Macron habían previsto tener ya alguna propuesta para finales de marzo.

"El asunto se ha suspendido", cita 'Der Spiegel' a un funcionario de la UE encargado de preparar la cumbre del 22-23 de marzo. "Sencillamente no hay nada que anunciar", ha apostillado.

Los representantes alemanes aluden como razón de no presentar nada ahora que los miembros del Gobierno alemán no han tenido tiempo para pensar sobre el futuro de la eurozona debido a las negociaciones para formar un Ejecutivo en Alemania.

Un portavoz del Gobierno alemán ha indicado a la revista que el trabajo para desarrollar los planes de reforma "se intensificará en estrecha colaboración con Francia" cuando asuma formalmente el Gobierno alemán. El próximo miércoles, el Parlamento alemán elegirá a Merkel de nuevo como canciller del país.

El retraso acrecienta la impaciencia de Macron, que lleva tiempo queriendo emprender reformas en Europa, en especial en la Unión Monetaria y Económica. El plan para la UE fue uno de los bastiones de su victoria electoral. El presidente francés quiere más Europa y propone, entre otras cosas, un presupuesto propio para la eurozona y un ministro de Finanzas.

Alemania, por su parte, se muestra más cauta y quiere tiempo para reflexionar sobre los pasos a seguir. El hecho de que el Ministerio de Finanzas pase de manos de los conservadores a los socialdemócratas, un partido marcadamente europeísta, encaja con los planes de Macron. Sin embargo, Merkel deberá lidiar con el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), la tercera fuerza más votada en Alemania y líder de la oposición en el Bundestag.