Merkel mantiene el pulso con la CSU e insiste en buscar una solución europea a la inmigración ilegal

La canciller alemana, Angela Merkel
REUTERS / FABRIZIO BENSCH - Archivo
Publicado 14/06/2018 21:29:54CET

BERLÍN, 14 Jun. (Reuters/EP) -

La canciller alemana, Angela Merkel, ha insistido este jueves en que la respuesta a la inmigración ilegal debe ser netamente europea, rechazando una vez más las acciones unilaterales que impulsa su ministro de Interior, Horst Seehofer, que lidera también la Unión Social Cristiana (CSU), socio menor de Gobierno, y aumentando así la fractura interna.

"Personalmente, creo que la inmigración ilegal es uno de los grandes desafíos de la UE, así que no creo que debamos actuar de forma unilateral. No deberíamos actuar de forma descoordinada y no deberíamos actuar a expensas de terceras partes", ha dicho en una rueda de prensa.

Merkel ha respondido así a Seehofer que, según fuentes consultadas por la agencia de noticias alemana DPA, pretende impulsar un plan propio en materia migratoria sorteando la autoridad de la jefa de Gobierno, lo cual desataría una crisis sin precedentes en la alianza conservadora que forman la CSU y la Unión Cristiano Demócrata (CDU).

Es la segunda vez esta semana que la canciller corrige públicamente a Seehofer. Ya lo hizo el miércoles al apostar por una respuesta europea horas después de que Seehofer lanzara el "eje de los que quieren combatir la inmigración ilegal" junto a su homólogo italiano, Matteo Salvini, y el canciller austriaco, Sebastian Kurz.

A pesar de las tensiones internas, el veterano de la CSU Hans-Peter Friedrich ha descartado en una entrevista concedida a la televisión alemana romper el Gobierno que forman el tándem CSU-CDU y el Partido Social Demócrata (SPD). No obstante, ha avanzado que la CSU defenderá sus propias posiciones como grupo parlamentario en el Bundestag.

De momento, este jueves la cámara baja del Parlamento ha aprobado prorrogar otro año el Bundeswehr, el componente alemán de la misión de la UE de salvamento marítimo y para entrenar a las fuerzas libias contra las mafias de tráfico de personas, 'Sophia'.

La crisis migratoria ha cobrado actualidad a raíz del caso del 'Aquarius', un buque de salvamento marítimo gestionado por las ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) y SOS Mediterranée que el fin de semana rescató, con la ayuda de la Guardia Costera y de la Marina de Italia, a 630 migrantes frente a las costas de Libia.

Aunque Italia y Malta eran los puertos seguros más cercanos, ambos países se negaron a acoger a los pasajeros del 'Aquarius'. Ahora, el barco se dirige junto a otros dos, uno de la Guardia Costera y otro de la Marina de Italia, con estas 630 personas hacia el puerto de Valencia, tras el ofrecimiento del Gobierno de Pedro Sánchez.