Los miembros del nuevo Gobierno libio juran sus cargos

 Los Miembros Del Nuevo Gobierno De Libia
GETTY
Actualizado 24/11/2011 18:34:32 CET

TRÍPOLI, 24 Nov. (Reuters/EP) -

Los miembros del nuevo Gobierno de Libia, que dirigirá el país tras la guerra civil que derrocó al dictador Muamar Gadafi y deberá organizar unas elecciones en un plazo de siete meses, han jurado sus cargos este jueves.

Ante el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mustafa Abdel Jalil, el primer ministro, Abdurrahim el Keib, y otros 18 miembros de su Ejecutivo han jurado lealtad a Libia colocando una mano sobre el Corán. El CNT ha designado esta semana a los integrantes del nuevo Gobierno guiándose por el objetivo de reducir la rivalidad entre grupos de distintas regiones.

Los ministros no han querido desvelar sus planes para las próximas semanas pero han dado algunas pistas sobre cómo gobernarán el país.

El ministro de Asuntos Exteriores, Ashour bin Hayal, de la ciudad oriental de Derna, ha declarado a la agencia Reuters que pretende reunirse con los "amigos" que apoyaron la revolución, aunque ha añadido que aún es demasiado pronto para decir si darán la espalda a los países que, como Rusia y China, no la respaldaron abiertamente.

La ministra de Planificación, Aisa al Tuwajar, ha dicho que el Gobierno pedirá ayuda a otros países y organizaciones para celebrar, dentro de unos meses, las elecciones nacionales de las que saldrá una asamblea nacional, que dispondrá de un año para redactar una nueva Constitución. Después se celebrarán elecciones legislativas.

Seis miembros del Ejecutivo, entre ellos el ministro de Defensa, Osama al Juwali, y el de Petróleo, Abdurrahim Ben Yazza, no han asistido al acto pero jurarán su cargo en una fecha posterior.

Además, cinco miembros del CNT pertenecientes al pueblo amazigh (bereber) decidieron no asistir para expresar su protesta por el hecho de que su grupo étnico no haya conseguido más puestos ministeriales.

Este miércoles, un grupo llamado Congreso Libio Amazigh anunció en un comunicado la suspensión de sus relaciones con el CNT por ese motivo. Cuando gobernaba Gadafi, los amazigh estaba perseguidos, y ahora, en la nueva Libia, están reclamando un mayor reconocimiento para su lengua y su cultura.