Miles de rumanos se manifiestan contra la reforma judicial propuesta por el Gobierno socialdemocráta

Manifestación en Bucarest
REUTERS / INQUAM PHOTOS - Archivo
Publicado 13/05/2018 2:02:25CET

BUCAREST, 13 May. (Reuters/EP) -

Miles de rumanos se han concentrado este sábado a las afueras de la sede del Gobierno en la capital del país, Bucarest, para protestar contra el Ejecutivo del Partido Socialdemocráta y sus intentos de impulsar una reforma que minaría la independencia del sistema judicial.

Los socialdemocrátas y su compañero de coalición, el partido ALDE, han utilizado su mayoría parlamentaria para impulsar una remodelación a gran escala del sistema judicial en Rumanía a pesar de las críticas recibidas por parte de la Comisión Europea, Estados Unidos, cientos de magistrados rumanos y del propio presidente del país, Klaus Iohannis.

La reforma ha sido recurrida ante el Tribunal Constitucional rumano, por lo que hasta que no finalice el proceso judicial no podrá ponerse en marcha.

Cerca de 5.000 personas se han concentrado este sábado en Bucarest al grito de "ladrones" frente al Parlamento para exigir la dimisión del Gobierno. Las protestas, donde se han podido ver un gran número de banderas de la Unión Europea, también se han producido en varias ciudades a lo largo del país.

"Es muy humillante para la sociedad rumana el ser dirigida por políticos que han sido condenados o están siendo investigados por corrupción 28 años después de la caída del comunismo", ha explicado Nicu Petrescu, un ingeniero de 56 años participante en la manifestación de Bucarest.

La organización Transparency International ha situado a Rumanía entre los países más corruptos de la Unión Europea y Bruselas, que cuenta con un sistema de monitorización especial para el sistema judicial del país, ha manifestado su preocupación ante la posibilidad de que la reforma de la Justicia y del Código Penal beneficie a los políticos investigados por corrupción con procesos pendientes.

Los fiscales anticorrupción del país han mandado a juicio a cientos de parlamentarios, ministros, alcaldes y funcionarios públicos a juicio por cargos de corrupción durante los últimos años. Los portavoces de la Cámara baja del Parlamento y del Senado, así como varios líderes de la coalición gubernamental se encuentran en estos momentos imputados por fraude y blanqueo de dinero.

Los intentos por parte del Gobierno de legalizar varios delitos de corrupción a través de decretos presidenciales de emergencia durante diciembre del año pasado ya motivaron las mayores protestas vistas en el país en décadas. Los parlamentarios también han llegado a proponer una reforma del Código Penal que acabaría con algunos delitos y supondría penas más bajas para los cargos relacionados con la corrupción.