Los milicianos de Estado Islámico contraatacan en Mosul

 

Los milicianos de Estado Islámico contraatacan en Mosul

Fuerzas  especiales iraquíes en Mosul
GORAN TOMASEVIC / REUTERS
Publicado 02/03/2017 19:37:34CET

MOSUL, 2 Mar. (Reuters/EP) -

Los milicianos del grupo terrorista Estado Islámico han puesto en marcha una operación de contraataque contra las fuerzas iraquíes respaldadas por la coalición liderada por Estados Unidos en el oeste de la localidad de Mosul, el último bastión de los islamistas en Irak.

Las fuerzas progubernamentales han registrado una serie de enfrentamientos en varios distritos del sur de la ciudad a primera hora del día. Un alto cargo del Ejército iraquí ha señalado que los combates han disminuido a lo largo de la mañana a pesar de que se han producido varios ataques.

Las unidades especiales del Servicio Antiterrorista, que han indicado que algunos milicianos se han desplazado junto a varios grupos de civiles para poder aproximarse a las tropas iraquíes, han informado de que los terroristas decidieron atacar aprovechando una tormenta, que obstaculizó la vigilancia aérea y redujo notablemente la visibilidad sobre el terreno.

El Ejército iraquí reconquistó el este de Mosul en enero tras 100 días de combates en el marco de una operación puesta en marcha en octubre para recuperar la ciudad, que se encontraba bajo el control de Estado Islámico desde 2014. La completa pérdida de Mosul por parte de los milicianos supondría un duro golpe para el grupo terrorista en Irak.

Los residentes de la localidad iraquí han denunciado la muerte de varios civiles durante una serie de ataques aéreos llevados a cabo el miércoles contra una mezquita de Omar al Aswad.

Los bombardeos han provocado daños graves en un gran número de viviendas. Sin embargo, un portavoz de la coalición liderada por Estados Unidos en la zona ha subrayado no tener constancia de tales ataques.

Los milicianos han hecho uso de francotiradores y coches bomba para contrarrestar la ofensiva de las fueras iraquíes. Más de 176.000 civiles se han visto obligados a abandonar la ciudad desde que comenzó la operación, según datos de la ONU.

Muchos de los residentes que han tenido que abandonar la zona se encuentran desnutridos y carecen de refugio. El Ejército iraquí ha puesto en marcha una serie de medidas para trasladar a las mujeres y los niños a varios campos de desplazados y supervisar a los hombres para discernir si forman parte o no del grupo terrorista.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies