Las milicias chiíes lanzan una ofensiva al oeste de Mosul

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Las milicias chiíes lanzan una ofensiva al oeste de Mosul

Milicia chií Hashid Shaabi
REUTERS / THAIER AL SUDANI
Publicado 29/10/2016 23:13:15CET

ANKARA, 29 Oct. (Reuters/EP) -

Las milicias iraquíes chiíes han anunciado este sábado el inicio de una ofensiva al oeste de Mosul para estrechar el cerco sobre esta ciudad, principal posesión del Estado Islámico en territorio iraquí. El ataque también pone en peligro el delicado equilibrio étnico y religioso de la zona, mayoritariamente suní.

Un portavoz de las milicias chiíes, conocidas como las fuerzas Hashid Shaabi (Movilización Popular) ha señalado miles de combatientes "iniciaron operaciones esta mañana para limpiar el semillero del Daesh (Estado Islámico) de las partes occidentales de Mosul".

Las milicias chiíes aspiran a reconquistar los pueblos situados al oeste de Mosul y alcanzar la ciudad de Tal Afar, a unos 55 kilómetros de la ciudad, ha apuntado el portavoz de Hashid Shaabi. Su meta es cortar cualquier opción de retirada de los insurgentes del Estado Islámico a la vecina Siria o la entrada de cualquier refuerzo para la defensa en Mosul.

Ante esta ofensiva, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado un refuerzo del contingente militar en Silopi, en la frontera más cercana a Tal Afar y ha advertido de que habrá una "respuesta diferente" si las milicias chiíes causan el terror en Tal Afar. La ciudad tiene un importante porcentaje de población turcomana.

Paramilitares apoyados por Irán llevan armamento adicional a la campaña de las fuerzas gubernamentales, que partió hace dos semanas para recuperar la segunda ciudad más grande de Irak de manos del grupo yihadista. Soldados y fuerzas de seguridad iraquíes y combatientes peshmerga kurdos han avanzado en los últimos doce días por los frentes del sur, este y noroeste de Mosul, en la que aún habitan 1,5 millones de personas.

La ciudad de Mosul es la más grande en manos del grupo yihadista suní Estado Islámico y su pérdida supondría una derrota efectiva en Irak, dos años después de que su líder, Abú Bakr al Baghdadi, declarase un califato en las zonas que controlaba en Irak y Siria.

La ONU ha advertido de una crisis humanitaria y un potencial éxodo de refugiados de Mosul. Habitantes de las afueras de la ciudad han dicho a Reuters que mujeres y niños están siendo forzados a caminar como escudos humanos junto a combatientes del Estado Islámico que se retiraban de sus posiciones.

Fuentes militares iraquíes y occidentales han reconocido la existencia de un debate sobre si sellar o no el flanco oeste de Mosul. Dejarlo abierto ofrecería al Estado Islámico una oportunidad para retirarse, pero evitaría potencialmente a los residentes un combate final devastador en el interior de la ciudad.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies