Un militar indonesio y dos separatistas papúes muertos en un enfrentamiento cerca de la mina de Grasberg

Foto de archivo de una manifestación en contra de la empresa minera Freeport.
REUTERS / BEAWIHARTA BEAWIHARTA
Publicado 03/04/2018 12:39:02CET

YAKARTA, 3 Abr. (Reuters/EP) -

Un militar indonesio y dos separatistas papúes han muerto en un enfrentamiento entre ambos grupos cerca de la gran mina de Grasberg, la segunda instalación a nivel mundial donde se extrae cobre, según ha confirmado este martes un portavoz del Ejército indonesio.

El portavoz del Ejército en Papúa, Mohamed Aidi, ha declarado que el militar que ha muerto cayó en una operación conjunta con la Policía en la que ambos cuerpos buscaban "retomar el control de aldeas gestionadas por separatistas delincuentes armados". Los separatistas, "al parecer, estaban preparados para la llegada de las fuerzas de seguridad y se ha producido un choque armado con las Fuerzas Armadas", ha explicado Aidi en un comunicado.

Varias imágenes obtenidas a través de drones han mostrado que dos separatistas han muerto y que varias decenas han resultado heridos durante el enfrentamiento, según Aidi. Ningún civil ha resultado malherido, pero los separatistas han quemado una casa, una escuela y un hospital, según el portavoz.

Uno de los miembros del Ejército de Liberación Nacional de Papúa Occidental (TPNPB) murió durante el enfrentamiento con las Fuerzas Especiales de la Policía indonesia cerca de la aldea de Banti el pasado domingo, según el grupo separatista.

Uno de los portavoces del TPNPB, Hendrikus Uwamang, ha dicho que, al menos, 28 miembros de las fuerzas del orden y varios guías han muerto. El combate ha continuado durante el lunes y un niño de diez años ha muerto cuando su vivienda fue alcanzada por los proyectiles y comenzó a arder, ha añadido el portavoz.

El TPNPB, que tiene vínculos con el Movimiento de Liberación de Papúa (OPM), defiende que está en guerra contra las autoridades indonesias y que quiere "destruir" Freeport para conseguir que la región obtenga su soberanía. El presidente indonesio, Joko Widodo, ha prometido promover el desarrollo de Papúa y rebajar las restricciones a los medios de comunicación en la zona.

UN CONFLICTO RECURRENTE

El conflicto separatista en Papúa ha sido recurrente desde que fue incorporada a Indonesia en 1969 tras un referéndum apoyado por la ONU que fue muy criticado. De habitual, los medios de comunicación extranjeros tienen dificultades para acceder a partes de la provincia y, a veces, las autoridades les restringen el paso totalmente.

Varios grupos de activistas han acusado a los miembros de las fuerzas de seguridad indonesias de secuestrar y torturar a papúes y de utilizar fuerza letal para sofocar las protestas.

Aunque la inversión haya aumentado y las autoridades se hayan esforzado por respetar más los Derechos Humanos, los activistas han argumentado que el Gobierno sigue bloqueando o poniendo obstáculos a los periodistas extranjeros que tratan de informar desde Papúa.

Yakarta está manteniendo conversaciones con Freeport McMoRan Inc sobre la titularidad de Grasberg y espera obtener este mes la participación mayoritaria de la mina. Las autoridades locales obtendrán una participación del 10 por ciento.

Contador