Militares rusos y sirios dan un ultimátum a los rebeldes para que se retiren de Qalamun

Militares del Ejército sirio y milicianos de Hezbolá en las montañas de Qalamun
REUTERS / SANA
Publicado 03/04/2018 11:31:25CET

BEIRUT/AMÁN, 3 Abr. (Reuters/EP) -

Mandos militares de Rusia y de Siria han transmitido a los milicianos rebeldes que continúan en la región de Qalamun, cerca de la frontera con Líbano, que deben rendirse o retirarse de esta zona asediada cuanto antes, según ha contado este martes un portavoz de los rebeldes.

Este ultimátum a los rebeldes asentados en el este de Qalamun ha sido trasladado a los civiles que residen en la zona durante una reunión que han mantenido con un coronel ruso y con un oficial de Inteligencia de la Fuerza Aérea siria, ha explicado a Reuters Said Saif, portavoz del grupo Mártires de Ahmad Abdo, que forma parte del Ejército Libre Sirio (ELS).

La zona está situada a unos 20 kilómetros a las afueras de Damasco y está separada de Ghuta Oriental, el enclave de la periferia de la capital siria en el que las fuerzas gubernamentales mantienen desde mediados de febrero una ofensiva para acabar con los grupos sublevados.

"Un claro mensaje se ha enviado a los grupos del Ejército Libre Sirio (ELS) en la zona: reconciliación y desarme; entregar las armas al Gobierno sirio como lo definen los rusos o abandonar el este de Qalamun", ha asegurado Saif, en una declaración a la cadena de televisión Al Hadath.

El Gobierno sirio está intentando acabar con los últimos reductos de los grupos rebeldes cerca de Damasco tras conseguir hacerse con la casi totalidad de Ghuta Oriental, que era el principal bastión de los sublevados cerca de la capital siria.

El enclave de los rebeldes en el este de Qalamun incluye varias localidades de la región y una amplia zona de terreno desértico. Saif ha explicado que se ha hecho una propuesta para que los rebeldes se retiren de las localidades y se vayan a las montañas y los civiles se queden y ha señalado que todavía están a la espera de la respuesta de Rusia.

El portavoz del grupo rebelde ha dicho que el objetivo es evitar "el desplazamiento forzoso" de personas como ha sucedido en otras zonas arrebatadas por las fuerzas gubernamentales sirias a los grupos sublevados.