El ministro de Defensa israelí llama a boicotear los negocios de los árabe-israelíes

Avigdor Lieberman
AMIR COHEN / REUTERS
Publicado 10/12/2017 10:06:09CET

JERUSALÉN, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha llamado este domingo a los ciudadanos a boicotear los negocios de los árabe-israelíes en un distrito del norte del país donde se han producido disturbios en los últimos días a raíz de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

"La gente de ese lugar no forman parte del Estado. Hemos visto a terroristas procedentes de alli, participación en funerales de terroristas, y un terrorista que procedía de allí perpetró un ataque", ha denunciado Lieberman en declaraciones a la radio del Ejército, en referencia a la zona de Wadi Ara.

En esta parte del país, se produjeron este sábado enfrentamientos entre residentes locales y policías, después de que los primeros lanzaran piedras contra vehículos durante una protesta por la decisión de Trump, que prevé trasladar la Embajada estadounidense a Jerusalén.

"Estas personas no forman parte del Estado de Israel, no son parte de nosotros", ha sostenido Lieberman. "No solo fueron las rocas lanzadas contra los autobuses, casi linchan a un reportero", ha subrayado el también líder del partido ultraderechista Israel Beitenu.

"Uno no puede salir y manifestarse con una bandera palestina, recibir miles de millones en estado de bienestar del país y luego destruirnos desde dentro", ha insistido, según informan los medios israelíes.

Por ello, ha instado a los ciudadanos israelíes a "boicotear Wadi Ara". "No compréis en las tiendas, no uséis ningún servicio allí. Dejemos que sientan que no son queridos allí", ha sostenido el ministro de Defensa, que se ha mostrado a favor de que esta zona pase a depender del futuro Estado palestino en caso de acuerdo, para que reciban de ahí "su seguridad social".

Ante estas declaraciones, el ministro de Seguridad Pública, Gilad Erdan, ha expresado su rechazo. "No me sumo a Lieberman en su llamamiento", ha declarado a la radio del Ejército. "No soy menos de derecha que él, pero si el principio es ceder cualquier lugar en el que hay mayoría árabe entonces tendríamos que abandonar Jaffa", ha destacado, en referencia a un barrio de Tel Aviv de mayoría árabe.

Por su parte, el líder de la opositor Unión Sionista, Amir Peretz, ha pedido al primer ministro, Benjamin Netanyah, que desacredite las palabras de Lieberman. "El llamamiento a un boicot de ciudadanos israelíes (...) no es menos perverso que los llamamientos a boicotear a los colonos" judíos, ha defendido. "El papel de los líderes el calmar las cosas en el terreno, no agitarlas", ha subrayado Peretz.