El ministro de Hacienda de Argentina defiende sus reformas y sostiene que la sociedad quiere cambio

Foto de archivo del ministro de Hacienda argentino, Nicolás Dujovne
REUTERS / MARCOS BRINDICCI
Actualizado 23/02/2018 14:09:33 CET

Dujovne quiere construir una economía "sin atajos", no como el Gobierno de Kirchner

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, ha defendido este viernes las reformas económicas que está aplicando su Gobierno argumentando que ha habido "un excelente diálogo" con distintos colectivos y que aunque se hayan dado protestas, estas han sido poco representativas porque la sociedad "quiere cambio".

En una tribuna informativa en Madrid, Dujovne ha hecho hincapié en que el Ejecutivo de Mauricio Macri ha conseguido aprobar cambios en la legislación a pesar de encontrarse en minoría parlamentaria. El ministro ha admitido que esas reformas sí que han tenido contestación en las calles pero que las protestas han sido "puntuales".

En este sentido, ha hecho referencia a la protesta del sindicato de camioneros de la semana pasada que, según los organizadores, reunió a 400.000 personas. Una de las manifestaciones recientes más violentas fue la que se celebró en torno al Congreso en Buenos Aires en diciembre de 2017, y que pretendía expresar la oposición de la población contra la reforma de las pensiones. Esta acabó con 162 heridos y 60 detenidos.

"Hay demanda de cambio, nos sentimos acompañados", ha subrayado el ministro. Según Dujovne, "la popularidad del Gobierno es una de las más altas del mundo" y, si bien sí que ha caído un poco, se mantiene elevada en el marco de las reformas que se están tratando de aplicar.

CULPA DEL KIRCHNERISMO

La tarea a la que se ha enfrentado el Gobierno de Macri ha sido "titánica", según Dujovne, que ha querido poner en valor la recuperación del país tras el crítico estado en el que lo dejó la Administración de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El ministro ha hecho hincapié en que la economía argentina ha crecido entre un 2,8 y un 2,9 por ciento y que la inversión se ha incrementado entre un 10 y un 11 por ciento en el último trimestre de 2017. Dujovne ha destacado las mejoras que se han producido en los sectores de la minería y petróleo, donde ha aumentado la inversión.

"Una Argentina próspera tiene que estar liderada por el sector privado", ha dicho Dujovne. El ministro ha destacado que España es el segundo país que más invierte en Argentina y que las relaciones bilaterales entre ambos países pasan por un gran momento. "Somos sociedades que estamos hermanados por lazos de sangre", ha destacado Dujovne.

El aumento de las ventas al exterior de los servicios tecnológicos del país se ha producido gracias al establecimiento de una única tasa de cambios, según el representante, que ha criticado cómo "Argentina destruyó sus exportaciones con los tipos de cambio múltiples" establecidos durante el Gobierno anterior.

OBJETIVOS AMBICIOSOS

Dujovne ha explicado el gran abanico de reformas que el Ejecutivo argentino quiere acometer en tres frentes: tener un equilibrio fiscal, llevar la inflación a niveles similares a la de los países vecinos y globalizar su economía.

Argentina quiere trabajar en esos temas a través de una serie de medidas: la eliminación del impuesto al comercio exterior, la reducción de la tasa por las rentas corporativas de un 35 a un 25 por ciento, la negociación de acuerdos entre Mercosur y la Unión Europea (UE) y la reducción del déficit.

En este sentido, el Banco Central del país ha marcado como objetivos de déficit un 15 por ciento para este año, un 10 por ciento para 2019 y un 5 por ciento para 2020. Según el ministro, esto les permitirá conseguir uno de sus grandes objetivos: acabar con la pobreza.

Dujovne ha admitido que Argentina va a tener que endeudarse hasta que pueda conseguir que el déficit converja, pero que será solvente siempre y cuando vaya cumpliendo con los objetivos marcados. Este proceso va a impulsar el crecimiento en Argentina, según Dujovne, y "no es ningún atajo". "Estamos construyendo una economía que nos permita crecer durante muchos años", ha concluido.

EL G20, VENEZUELA Y TRUMP

El ministro también ha tocado otros tres temas que marcan la agenda de la región: la celebración de la cumbre del G20 en Argentina este año, la situación en Venezuela y las políticas del presidente estadounidense, Donald Trump.

"Para Argentina es un desafío y todo un honor ser la sede de la próxima cumbre del G20", ha admitido Dujovne. El país tiene como objetivo poner dos asuntos sobre la mesa durante el acto: el futuro del trabajo frente al cambio tecnológico que se está produciendo en la sociedad y la creación de un nuevo activo económico, la financiación a la infraestructura.

El ministro ha subrayado la preocupación del Ejecutivo argentino con respecto a la crisis política y económica de Venezuela, un país donde "no rige la democracia" y las elecciones "están viciadas de nulidad" porque los presos políticos siguen sin ser liberados. "La comunidad internacional tiene que condenar las violaciones al régimen democrático", ha pedido Dujovne.

El cuñado de Dujovne es uno de los miembros del estudio de arquitectos Dujovne-Hirsch, responsable del proyecto de la Torre Trump Punta del Este que se está construyendo en Uruguay desde 2014.

El ministro, que ya se ha visto envuelto en la polémica en el pasado por este motivo, ha insistido en que su familia no guarda ninguna relación personal con el magnate y ha comentado que "solo vamos a lograr vacunarnos contra el populismo cuando logremos que las democracias den respuesta a la sociedad".