El ministro de Inmigración afirma que el Gobierno debe revisar su política de deportaciones

Actualizado 27/04/2013 10:17:21 CET

OTAWA, 27 Abr. (Reuters/EP) -

El ministro de Ciudadanía e Inmigración de Canadá, Jason Kenney, ha afirmado este viernes que el país debe revisar su política de deportaciones después de que se haya comprobado que uno de los detenidos esta semana por supuestamente planear un atentado terrorista contra un tren de pasajeros a la altura de Toronto había sido amenazado con la deportación.

Rad Jaser, uno de los dos acusados en conexión con este presunto complot, alegó en 2004 que Canadá no debía deportarle porque ningún país aceptaría acogerle. Las autoridades querían deportarle por varias condenas contra él por fraude.

"La realidad es que fue perdonado, lo que provoca que quede en una situación de inadmisibilidad penal. Eso levanta una cuestión importante a nivel de seguridad. ¿Por qué un perdón debe pasar por encima de la inadmisibilidad penal?", se ha preguntado Kenney.

"Eso es lo que estoy tratando con el ministerio, ver cómo se pueden cambiar las políticas. A mi no me importa si se te ha concedido o no el perdón, si cometes un crimen grave en Canadá debes ser expulsado. Punto", ha agregado.

En rueda de prensa, la Real Policía Montada (RCMP) anunció el lunes que los detenidos son Jaser, de 25 años de edad, y Chiheb Esseghaier, de 30 años, dos ciudadanos no canadienses residentes en las zonas de Montreal y Toronto, respectivamente.

"La RCMP sospecha que Chiheb Esseghaier y Raed Jaser habían conspirado para cometer un atentado respaldado por Al Qaeda contra un tren de pasajeros de la VIA", declaró un alto responsable de la Policía Montada, James Malizia, en referencia a la compañía ferroviaria de pasajeros de Canadá.

"Si se hubiera cumplido lo planificado, varias personas inocentes habrían podido morir o resultar gravemente heridos", precisó Malizia ante los periodistas en Toronto.

El objetivo de los sospechosos era una ruta ferroviaria concreta, y no un tren concreto, indicó la RCMP, que no ha precisado el destino del tren. Poco antes, fuentes de seguridad estadounidenses informaron de que las autoridades habían frustrado un atentado contra la vía ferroviaria entre Toronto y Nueva York, pero la Policía canadiense no ha confirmado este extremo.

Los dos detenidos, según la Policía Montada, estaban aparentemente respaldados e incluso "dirigidos y guiados" por elementos de la red terrorista Al Qaeda "en Irán", pero no hay indicios de que tuvieran el apoyo de ningún Estado.