El ministro de Inmigración de Grecia se compromete a mejorar las condiciones en el campamento de Elliniko

Campo de refugiados de Elliniko, en Atenas
YVES BERNARD/MSF
Publicado 07/02/2017 2:07:18CET

MADRID, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Política de Inmigración de Grecia, Yiannis Mouzalas, se ha comprometido a que las autoridades helenas tomen medidas para mejorar el suministro de agua caliente y la entrega de alimentación a los refugiados albergados en el campamento de Elliniko, ubicado en el antiguo aeropuerto de la capital de Grecia, Atenas.

La promesa de Mouzalas ha llegado tras dos horas de reunión con los representantes de los inmigrantes albergados en las instalaciones del campamento, después de que muchos de los solicitantes de asilo le increparan y trataran de impedirle la entrada al campo en protesta por las malas condiciones.

Decenas de personas, entre ellos varios menores de edad, se concentraron en las instalaciones para impedir que el ministro entrara al campamento, según ha informado el diario griego 'Kathimerini'.

El acceso al campamento se restableció tras una breve negociación entre ambas partes, después de que se registraran varios enfrentamientos entre refugiados y agentes de la Policía, que acabaron con una afgana de 15 años herida.

Mouzalas ha instado a los migrantes que no quieran estar en el campamento improvisado de Elliniko a abandonar las instalaciones. "Tienen derechos y los respetamos", ha indicado Mouzalas. "Pero ellos también tiene que respetar las leyes del Estado", ha añadido.

Asimismo, ha reiterado que cualquiera que se "sienta oprimido dentro de las instalaciones" puede abandonarlas y estar sujeto a lo previsto por la ley.

En declaraciones ante el Parlamento, el ministro griego ha reconocido que algunos de los migrantes trataron de bloquear la distribución de comida en el campamento el día anterior, si bien negó las informaciones que hablaban de una huelga de hambre generalizada en el centro.

Las mejoras a las que se ha comprometido Mouzalas serán llevadas a cabo en cooperación con la ONG humanitaria Danish Refugee Council (DRC), con una importante presencia en Elliniko.

CIERRE DE ELLINIKO

Mouzalas se comprometió, tras el cierre del campamento de refugiados improvisado de Idomeni, en la frontera con Macedonia, a desalojar también estas instalaciones, si bien en julio Atenas aseguró que no podría concluirse a finales de julio, como estaba programado, debido a que no se encontró una alternativa para ubicar a los cerca de 4.000 inmigrantes que vivían allí.

Actualmente, unas 500 personas, en su mayoría de nacionalidad afgana, continúan viviendo en el campamento del aeropuerto.

Mouzalas aseguró entonces que las "condiciones en Elliniko no son inadecuadas", pero que tampoco son buenas "y, ciertamente, no son las condiciones que querríamos para los refugiados e inmigrantes".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies