El ministro del Interior vuelve a distanciarse de Merkel al presentar su "propio" plan migratorio

Merkel y Seehofer en la Cancillería
PAUL ZINKEN/DPA / PAUL ZINKEN
Publicado 10/07/2018 12:16:38CET

BERLÍN, 10 Jul. (DPA/EP) -

El ministro del Interior y aliado díscolo de la canciller alemana Angela Merkel, Horst Seehofer, ha puesto de nuevo de manifiesto este martes la distancia que le separa de sus socios en el Gobierno al presentar un polémico plan migratorio que ha definido como propio y que no se rige por el acuerdo sellado días atrás por el Ejecutivo de coalición.

"Este es el plan maestro del Ministerio del Interior. Todo aquello que se va a poner en marcha en los próximos días, semanas y meses es el plan del ministro del Interior, no el plan de la coalición", ha subrayado el político conservador al inicio de una comparecencia ante la prensa en Berlín.

"Bajo mi responsabilidad no se incluyen en este plan todas las medidas acordadas en el ámbito europeo ni tampoco a escala nacional", ha aclarado.

Con estas palabras, el también líder de la Unión Cristiano Social (CSU), rama bávara de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) que dirige la canciller Merkel, abre de nuevo la brecha con sus socios en el Gobierno --la CDU y el Partido Socialdemócrata (SPD)--, que la semana pasada a punto estuvo de derribar el Ejecutivo pero que se salvó en el último minuto con un acuerdo de mínimos.

Seehofer ha hablado de un "nuevo régimen fronterizo" en la frontera con Austria para evitar que solicitantes de asilo que ya han presentado su solicitud en otros países de la UE entren en Alemania. "Vamos a establecer centros de tránsito desde donde los solicitantes de asilo puedan ser devueltos directamente a los países responsables", ha aclarado.

El uso del término "centros de tránsito" seguramente genere malestar en el SPD, cuyos miembros rechazan la idea de instalaciones cerradas. Seehofer ha ajustado sus términos al hablar de ellos para atender estas preocupaciones pero ha dejado claro que su plan estaba completado el 4 de julio, antes de su reunión con la CDU y el SPD sobre la cuestión.

Por otra parte, el ministro ha dicho que buscará aclaraciones sobre qué países de la UE entablarán acuerdos bilaterales con Alemania para recibir a los solicitantes de asilo registrados en ellos. En este sentido, ha dicho que espera "conversaciones difíciles" pero se ha mostrado convencido de que podrían fructificar.

"Ningún país del mundo puede acoger refugiados de forma ilimitada. Queremos la integración de la gente con derecho a asilo pero esta integración solo se puede dar con una inmigración limitada", ha recalcado Seehofer, tras explicar que el "leitmotiv" de su proyecto consiste en garantizar de forma simultánea "orden y humanidad".

Convencido de que los continuos flujos migratorios que afectan a la Unión Europea deben combatirse en los países de origen, el político bávaro se ha mostrado partidario de buscar soluciones comunes en bloque pero ha apostillado que las medidas nacionales no pueden ser "prescindibles".

"Cuanto menos pueda aportar Europa, más importantes son las medidas nacionales", ha sentenciado después de que en los últimos días tanto en Alemania como en el resto de países de la UE se criticara su actuación unilateral y alejada de consensos con el resto de naciones comunitarias afectadas por la migración.

"Este plan maestro es parte de un cambio de la política de asilo en Alemania que era necesario con urgencia. Por eso es importante que modificásemos nuestra política migratoria y que estableciésemos unas reglas que sirviesen para ordenar, controlar y limitar a largo plazo la migración", ha añadido.

Seehofer se ha mostrado "muy satisfecho" por la rapidez con la que Europa reaccionó a la crisis migratoria, después de que él diese un ultimátum a la canciller Merkel que amenazaba con hacer saltar por los aires el Gobierno alemán.