El ministro de Seguridad de Israel propone retomar los ataques selectivos contra los líderes de Hamás

Publicado 15/05/2018 12:33:36CET

MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Seguridad de Israel, Gilad Erdan, ha propuesto este martes retomar los ataques selectivos contra los líderes de Hamás para que "paguen un precio personal" por los "ataques terroristas", como se ha referido a las manifestaciones palestinas del lunes en la Franja de Gaza, que fueron duramente reprimidas por las fuerzas hebreas dejando un saldo de 60 muertos y más de 2.700 heridos.

"Ya es hora de que los líderes de Hamás paguen un precio personal por organizar estos ataques terroristas", ha dicho Erdan en una entrevista concedida al diario israelí 'Yedioth Ahronoth'. "Algunos como Yahya Sinwar (jefe en Gaza) han estado diciendo que están dispuestos a morir en la valla fronteriza. Dejémosles", ha espetado.

Así, el responsable de seguridad del Gobierno de Benjamin Netanyahu ha abogado por retomar los ataques selectivos "para que tengan que retroceder y esconderse bajo tierra por miedo a perder la vida, en lugar de organizar a las masas para que lleven a cabo ataques terroristas".

No obstante, el ministro israelí ha aclarado que de momento se trata solamente de una propuesta que todavía no se ha sometido a debate en el seno del Ejecutivo. "No represento la posición de nadie más. Estas sin mis opiniones", ha recalcado.

Interrogado por la jornada de este martes, ha pronosticado que habrá "récord de protestas y enfrentamientos" en la frontera con el territorio palestino. "Desde el principio el plan de Hamás ha sido maximizar los daños durante la 'Nakba'", ha sostenido.

Además, ha apuntado que este martes está prevista una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de Naciones a petición de los países árabes para abordar la situación en Gaza. "Creo que Hamás intentará (...) que lleguen fotos de la violencia en la valla fronteriza, así que nos estamos preparando para ello", ha indicado.

Erdan ha reiterado que Israel "se enfrenta a una organización terrorista que busca el mayor número de víctimas". "Nosotros, en cambio, queremos que sea el menor posible. Esa es la verdad que necesitamos explicar en todo el mundo, pese a las dificultades que entraña", ha aseverado.

Así, ha justificado una vez más la actuación de los soldados israelíes, esgrimiendo que "no tenían más opción" que abrir fuego contra los manifestantes palestinos porque "estaban intentando romper la valla" que separa ambos territorios, si bien ha asumido que frente a fotos como las del lunes "superan cualquier argumento".

ESTALLIDO EN GAZA

La matanza perpetrada el lunes en Gaza es la peor en un solo día desde que el 30 de marzo comenzaron las manifestaciones de cara a la 'Nakba' ('Catástrofe'), que se celebra este 15 de mayo y conmemora el inicio del éxodo palestino por la creación del Estado de Israel. Desde entonces cerca de un centenar de palestinos ha muerto sin que haya ni una baja israelí.

Las protestas se exacerbaron coincidiendo con la ceremonia inaugural de la nueva Embajada de Estados Unidos en Israel, que ha sido trasladada de Tel Aviv a Jerusalén. Esto supone el reconocimiento de la ciudad santa como capital israelí por parte de la potencia norteamericana, lo cual rompe el único punto de consenso internacional: que el estatus de Jerusalén, que ambas partes reivindican como propia, debía decidirse en un eventual diálogo de paz.

Unos 40.000 palestinos se concentraron el lunes a lo largo de la frontera entre la Franja de Gaza e Israel en trece localizaciones distintas desde primera hora y hasta las 17.30 (hora local), cuando Hamás, que ha admitido estar detrás de las protestas, ordenó la retirada.

Testigos consultados por las agencias de noticias palestinas Wafa y Maan han declarado que las fuerzas hebreas usaron gases lacrimógenos y munición real contra los manifestantes. Las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), por su parte, han acusado a los palestinos de emplear armas de fuego, cócteles molotov y otros explosivos y de intentar traspasar la valla limítrofe.

El elevado número de víctimas ha suscitado la crítica de toda la comunidad internacional a excepción de Estados Unidos, que una vez más se ha posicionado junto a su aliado Israel. Ambos han culpado a Hamás del baño de sangre por empujar a los palestinos hacia "un terrible riesgo", en alusión a las tropas hebreas. La facción palestina, por su parte, ha llamado a una nueva intifada.

Contador