De Mistura pide en Ginebra a régimen y oposición que se respeten y dejen los ataques personales

Staffan de Mistura abre las conversaciones de Ginebra
PIERRE ALBOUY / REUTERS
Publicado 27/02/2017 18:59:59CET

GINEBRA, 27 Feb. (Reuters/EP) -

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, ha hecho un llamamiento a los representantes del régimen que preside Bashar al Assad y a los opositores sirios reunidos en Ginebra para que mantengan el "respeto" en ese proceso de diálogo y abandonen los ataques "degradantes" y "personales".

"Respeten mis indicaciones sobre la confidencialidad de las reuniones, la documentación, las conversación y las comunicaciones", subrayó el representante de Naciones Unidas en un mensaje a los representantes de las dos delegaciones durante el inicio de las conversaciones en la ciudad suiza la semana pasada, según consta en un documento de trabajo del enviado de la ONU.

De Mistura reclamó a los participantes en el diálogo que "respeten a los otros que participan en el proceso". "Nadie tiene el derecho a cuestionar la legitimidad del resto", añadió. En la ceremonia de apertura de la nueva ronda de conversaciones celebrada el jueves en Ginebra, la primera que se celebra con la presencia de las dos delegaciones bajo la bandera de la ONU desde 2014, las tensiones entre los delegados de uno y otro lado eran palpables.

El principal bloque opositor, el Alto Comité para las Negociaciones, respaldado por Arabia Saudí, llegó tarde a esa primera reunión. Fuentes diplomáticas y de la oposición señalaron entonces que había habido cierto descontento por acudir a la ceremonia con una representación similar a la de otras facciones opositoras menores.

Naciones Unidas situó a los delegados opositores unos al lado de otros aunque en mesas separadas, frente a la delegación del régimen sirio, encabezada por Bashar al Jaafari. Ninguno de los dos bloques aplaudió la intervención inicial en la que De Mistura les hizo un llamamiento a la cooperación. El enviado especial de Naciones Unidas fue a saludar personalmente a cada uno de los delegados tras su discurso, pero cuando estaba con los opositores, los delegados del régimen de Al Assad ya se habían marchado de la sala y no regresaron.

Desde ese día, De Mistura se ha centrado en ejercer como mero enlace entre las dos delegaciones rivales en lo que se conoce como unas conversaciones de proximidad, al igual que hizo en la ronda de diálogo celebrada hace unos diez meses, en lugar de intentar que volvieran a estar en la misma sala los dos bloques.

El veterano diplomático ha dejado claro que el mayor problema para lograr avanzar hacia la paz en Siria es la falta de confianza entre las partes y ha intentado rebajar las expectativas de alcanzar grandes avances.

En su documento de trabajo sobre el inicio de las conversaciones de Ginebra, De Mistura fija ahora un objetivo más modesto: fijar las bases para celebrar más rondas de conversaciones que permitan abordar otros puntos más complicados como la gobernanza, una nueva Constitución y la celebración de elecciones.

Para ello, el enviado especial de la ONU ha dejado claro a los delegados que tienen que tener respeto y educación. "Tengan un comportamiento y un lenguaje adecuados y eviten caer en ataques personales, inflamatorios, degradantes u ofensivos dentro y fuera de las reuniones", subrayó.

Sin embargo, la propia situación de la guerra en Siria está haciendo más difícil el diálogo. El sábado, varios terroristas suicidas atacaron a las fuerzas de seguridad en la ciudad de Homs y el régimen lanzó ataques aéreos contra varias zonas controladas por rebeldes.

Esos hechos llevaron al jefe de la delegación del régimen sirio a volver a la retórica que mantiene desde hace tiempo el Gobierno de Damasco, que subraya que todos los grupos opositores son terroristas. "Combatir el terrorismo implica enfrentarse a aquellos que apoyan el terrorismo en lugar de invitarles a sentarse frente a ti en la ceremonia de apertura", aseguró Al Jaafari.

La oposición condenó el ataque contra el régimen pero acusó al Gobierno de estar intentando utilizarlo como excusa para hacer descarrilar las conversaciones de Ginebra. Preguntado sobre el llamamiento al respeto mutuo realizado por De Mistura, un responsable de la delegación opositora ha subrayado a Reuters que están en Ginebra "para respetar las necesidades del pueblo sirio".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies