Mitchell considera que en cuestión de semanas se habrán reanudado las negociaciones de paz en Oriente Próximo

Actualizado 17/06/2009 6:07:49 CET

WASHINGTON, 17 Jun. (Reuters/EP) -

El enviado especial de la Casa Blanca para Oriente Próximo, George Mitchell, se mostró ayer esperanzado de que las negociaciones preliminares entre Estados Unidos y las partes enfrentadas en el conflicto palestino-israelí se completen en las próximas semanas para dar paso a las conversaciones de paz completas.

Aunque Mitchell, recién llegado de su cuarto viaje a la región desde que comenzó el año, no informó de una fecha concreta para la reanudación de las negociaciones de paz sí que precisó que el nivel de hostilidad y de desconfianza en busca de la solución al conflicto es alto.

Aun así, Mitchell dejó la puerta abierta al optimismo y subrayó que para Washington éste es un tema de especial urgencia. "No me habría involucrado tanto si no creyese que hay una verdadera oportunidad para alcanzar los objetivos marcados", aseguró Mitchell quien también colaboró en el proceso de paz de Irlanda del Norte.

"Esperamos concluir las discusiones en las que nos encontramos sumergidos lo antes posible, yo creo que es cuestión de semanas, no de meses", precisó el enviado especial en su primera rueda de prensa ofrecida en Washington desde que asumió su cargo en enero.

Mitchell se desplazó la semana pasada a Oriente Próximo donde se reunió con israelíes y palestinos para agilizar el proceso de reconciliación, truncado a finales del año pasado cuando el Gobierno hebreo puso en marcha la ofensiva en la Franja de Gaza.

DISPOSICIÓN

Por su parte, el embajador israelí en Estados Unidos, Michael Oren, anunció la disposición del primer ministro Benjamin Netanyahu a reanudar las negociaciones de paz con la parte rival siempre y cuando se respeten sus condiciones impuestas sobre los asuntos fronterizos, la desmilitarización palestina y la cuestión clave de los asentamientos, entre otras.

No obstante, en una entrevista con Reuters, Oren advirtió de que en relación a Jerusalén, considerado también un tema relevante en el proceso, Netanyahu dejó clara su firme postura de que la ciudad debe seguir siendo la capital de Israel.

Pese a las disposiciones de ambas partes, Mitchell recordó que las autoridades israelíes, palestinas y estadounidenses comparten la obligación de sentar las bases para la reanudación de las negociaciones así como una pronta conclusión de éstas tras tantos años de conflicto en la región. "Israelíes y palestinos tienen la responsabilidad de cumplir con sus obligaciones acordadas en la Hoja de Ruta", agregó el enviado norteamericano.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies