Mnangagwa insiste en cambiar el rumbo económico de Zimbabue y mejorar la calidad de vida de la población

Emmerson Mnangagwa presta juramento como presidente de Zimbabue
REUTERS / SIPHIWE SIBEKO
Publicado 05/12/2017 3:27:23CET

MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha expresado este lunes su deseo de que el nuevo Gobierno sea capaz de cambiar el rumbo económico del país y mejorar la calidad de vida de la población, después de que sus 22 ministros hayan jurado sus cargos.

"Ha sido frenético, pero creo que con mi equipo estaremos a la altura del desafío", ha dicho, recalcando que quiere que los zimbabuenses "estén unidos". "Debemos hacer crecer la economía", ha insistido, según ha informado el diario local 'The Herald'.

Mnangagwa ha encabezado la ceremonia de investidura de su Gobierno que se ha celebrado en Harare, en medio de las críticas por la inclusión de militares y excolaboradores de su antecesor en el cargo, Robert Mugabe, que tuvo que dimitir tras casi cuatro décadas a los mandos del país africano.

La principal crítica hacia Mnangagwa es que ha incluido en su Gabinete a varios militares, entre los que destacan el general Sibusiso Moyo como ministro de Exteriores y el general Perrance Shiri al frente del Ministerio de Tierras, central en la política zimbabuense.

"¿Quién dice que los militares no deberían ser políticos? Soy zimbabuense, así que tengo todo el derecho a participar en el Gobierno", ha defendido Shiri. Muchos le temen por su rol como antiguo comandante de la 'Brigada 5', entrenada por Corea del Norte, a la que se responsabiliza de las matanzas étnicas de 1983 en Matabeleland.

Además, ha colocado como asesor especial de la Presidencia a Chris Mutsvangwa, el influyente líder de la asociación de veteranos de guerra. Mnangagwa también ha contado con ex ministros de Mugabe. Es el caso de Patrick Chinamasa, que ahora ejercerá de titular de Finanzas.

Sin embargo, no ha podido incluir en el Gobierno a todos sus candidatos. El sábado, tan solo 24 horas después de nombrarle, tuvo que dar marcha atrás en su designación para el Ministerio de Educación para cumplir con el mandato constitucional de que solo cinco ministros pueden no ser parlamentarios.

El jefe de Estado pretendía incorporar algunos miembros del partido opositor MDC para formar un Gobierno "inclusivo", pero, según la versión oficial, la formación disidente se ha negado. Sin embargo, el vicepresidente del MDC, Nelson Chamisa, ha aclarado que ni Mnangagwa ni el gobernante ZANU-PF se han puesto en contacto con ellos.