Mogherini y ministro de Asuntos Europeos turco mantienen discusión "franca" sobre las relaciones futuras

Publicado 10/05/2017 19:00:18CET

BRUSELAS, 10 May. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, y el ministro de Asuntos Europeos turco y jefe negociador del proceso de adhesión al bloque, Omer Celik, han mantenido "una discusión franca, positiva y constructiva" sobre el presente y futuro de las relaciones entre la UE y Turquía en Bruselas.

"Han tenido una discusión franca, positiva y constructiva y han abordado la perspectiva presente y futura para las relaciones entre la UE y Turquía", ha explicado la portavoz de Mogherini, Maja Kocijancic, al término de su encuentro en Bruselas.

La portavoz no ha aclarado con todo si el ministro turco ha confirmado o no el deseo del Gobierno turco de continuar con las negociaciones de adhesión pese al debate abierto por el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sobre la reintroducción de la pena de muerte en Turquía, una línea roja para la UE que implicaría el fin de las negociaciones de adhesión de facto.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la UE acordaron el 28 de abril, en su reunión informal en Malta, conocida como Gymnich, que no suspenderán el proceso de negociaciones de adhesión con Turquía, que en la práctica está ya paralizado, aunque dejaron claro a Ankara que los criterios para entrar son "extremadamente claros" y compete a Ankara clarificar si sigue aspirando a formar parte del club comunitario.

Austria volvió a quedar aislada al defender que el camino de Turquía "no es la adhesión", mientras que Luxemburgo y Eslovaquia también se mostraron muy críticos con Turquía y mantener el proceso de adhesión, pero evitaron pedir abiertamente suspender las negociaciones, como Austria.

La UE ha dejado claro en varias ocasiones a Ankara que la reintroducción de la pena de muerte en Turquía, que Ankara tuvo que abolir en 2004 como condición para obtener el estatus de país candidato a la adhesión, sería en todo caso una 'línea roja' que llevaría a la suspensión de las negociaciones.

Mogherini admitió a finales de abril que la posibilidad de que Turquía cumpla los criterios políticos para entrar en el bloque tras la reforma constitucional aprobada en referéndum el 16 de abril "dependerá de la manera en que Turquía aplicará las enmiendas" y reclamó, en primer lugar, "el máximo consenso" de la sociedad y las diferentes fuerzas políticas, así como que "se haga en línea con las recomendaciones de la Comisión de Venecia y con la misión de la OSCE".

Las relaciones entre la UE y Turquía volvieron a sufrir un fuerte deterioro tras el golpe de Estado fallido el pasado verano en Turquía por la represión contra la población civil emprendida por el Gobierno de Erdogan.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies