Monjes birmanos lideran protestas contra la petición de la ONU de dar la ciudadanía a musulmanes perseguidos

Publicado 16/01/2015 15:03:20CET

RANGON, 16 Ene. (Reuters/EP) -

Cientos de manifestantes, con los monjes budistas a la cabeza, han salido este viernes a las calles de Birmania en protesta contra la sugerencia formulada por Naciones Unidas al Gobierno para que conceda la ciudadanía a los musulmanes de etnia rohingya, perseguidos por un nuevo movimiento nacionalista birmano.

Los manifestantes han gritado sus protestas liderados por Ashin Wirathu, un monje extremista conocido por rechazar a los musulmanes, que en su discurso ha atacado directamente a Naciones Unidas y a su enviado especial a Birmania, Yanghee Lee, que está concluyendo una visita de 10 días al país.

La Asamblea General de la ONU aprobó en noviembre de 2014 una resolución en la que pedía al Gobierno de Birmania que protegiera y concediera la ciudadanía a los rohingyas. El llamamiento de la ONU fue rechazado y causó una gran indignación en el país de mayoría budista, donde muchos rechazan a los rohingya por considerarlos inmigrantes ilegales procedentes Bangladesh.

Actos como esta manifestación ponen de relieve el aumento del nacionalismo budista en Birmania, donde los monjes han ostentado una influencia considerable y han sido reverenciados por su integridad moral durante cinco décadas, mientras que el país estaba bajo un régimen militar.

De hecho, los manifestantes han portado pancartas que rezaban: "Permanecer unidos contra el Islam", junto a una cruz que tachaba el logotipo de la ONU. Además, en sus camisetas se podía leer: "No utilizar nombres falsos para los inmigrantes ilegales de Bangladesh".

MANIFESTACIONES ILEGALES

Hasta 2011, cuando un Gobierno civil asumió el control del país, las manifestaciones o cualquier acto de protesta estaban prohibidas. Permitir de nuevo estas actuaciones ha desembocado en el aumento de las revueltas budistas contra los musulmanes, que representan el 5 por ciento de los 53 millones de personas que forman el país.

En este ambiente, han muerto desde junio de 2012 unas 240 personas, en su mayoría musulmanes y los rohingyas son los más afectados. De hechos, al menos 140.000 han sido expulsados de sus hogares en el estado de Rakhine Occidental, donde la semana pasada se registraron protestas similares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies