Morales abre la puerta a que empresas españolas participen en la construcción del tren interoceánico

El presidente de Bolivia, Evo Morales
REUTERS / DAVID MERCADO
Publicado 16/03/2018 21:06:15CET

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha animado a las empresas españolas a participar en la construcción del llamado tren interoceánico, que conectará la nación andina con Perú y Brasil, una vez que ya se ha decidido que para ello se contará con tecnología europea.

La empresa española JOCA ya participa en la construcción de un tren eléctrico en la región boliviana de Cochabamba. Las obras comenzaron el pasado mes de agosto y se prevé que estén terminadas en tres años con un presupuesto agregado de 450 millones de dólares. Se calcula que diariamente trasladará a entre 70.000 y 140.000 pasajeros.

"Estamos contentos", ha dicho Morales en una rueda de prensa celebrada este viernes en Madrid. "Hay un deseo (...) de que no solo España con su tecnología esté en el tren urbano de Cochabamba, sino de que también sea parte del tren interoceánico", ha revelado.

El líder indígena ha indicado que "hay mucho interés" por parte de empresas españolas y ha subrayado que "está abierto" a que participen en esta importante infraestructura porque se hará con "tecnología europea". Países como Reino Unido, Alemania o Suiza ya se han postulado, ha apuntado.

Morales ha valorado positivamente la presencia de las empresas españolas en Bolivia. "El 90 por ciento ha cumplido felizmente", ha afirmado y ha destacado que las empresas españolas han entendido el cambio de política económica en el país, que consiste en tener "socios", no "patrones".

Por su parte, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, ha defendido, en una reunión que ha mantenido horas antes con Morales, que las empresas españolas, ya presentes en sectores como energía, infraestructuras o medio ambiente, "pueden jugar un papel importante en el desarrollo de infraestructuras sociales, agroindustria y turismo".

Morales se ha reunido también con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y Moncloa ha destacado que "las relaciones económicas entre España y Bolivia son fluidas". En 2017 el comercio entre ambos países alcanzó los 227 millones de euros, un 14,6 por ciento más que el año anterior, con un superávit para España de 65 millones.