Morales reprocha a Almagro que hable sobre Venezuela y "se quede callado" por la violencia en México

 

Morales reprocha a Almagro que hable sobre Venezuela y "se quede callado" por la violencia en México

Evo Morales
REUTERS
Publicado 17/05/2017 19:23:15CET

LA PAZ, 17 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha reprochado al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, sus críticas a Venezuela mientras permanece "callado" sobre el nivel de violencia en México, algo que ha achacado a sus preferencias políticas.

"Luis Almagro se queda callado porque no es secretario general de la OEA, es secretario general y vocero de la oposición venezolana", ha escrito el líder indígena en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Morales ha afeado a Almagro que, en cambio, guarde silencio sobre la situación en otros países de la región, entre los que ha señalado a México, donde "murieron violentamente más de 20.000 personas en 2016". "Es el tercer país más peligroso del mundo para ser periodista", ha subrayado.

El mandatario boliviano ha contestado así a las últimas declaraciones de Almagro, en las que acusó a las Fuerzas Armadas de Venezuela de "matar y torturar" gente "impunemente" y advirtió de que podrían estar incurriendo en crímenes contra la Humanidad.

"Si el asesinato y la tortura son delitos de lesa humanidad para Almagro ¿qué será la intervención militar en Siria bombardeando niños y mujeres?", ha planteado Morales.

Almagro ha sido una de las voces más duras contra el Gobierno de Maduro de Venezuela, a quien ha atribuido la principal responsabilidad de la crisis por la que atraviesa la nación caribeña, que ya se ha cobrado la vida de más de 40 personas, incluidos menores.

Las críticas de Almagro han terminado de dinamitar la relación entre Venezuela y la OEA, que ya era tensa durante los mandatos de José Miguel Insulza como secretario general y Hugo Chávez como presidente. La crispación ha llegado a tal punto que Maduro ha ordenado la retirada del país del bloque hemisférico.

CRISIS VENEZOLANA

La tensión política en Venezuela alcanzó un nuevo pico el pasado marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) despojó de sus poderes a la Asamblea Nacional --controlada por la oposición desde 2016-- y dejó sin inmunidad parlamentaria a los diputados.

El Gobierno de Maduro ordenó dar marcha atrás en ambas decisiones, algo que el TSJ cumplió, pero la oposición y la Organización de Estados Americanos (OEA) consideran que se ha producido una "ruptura del orden constitucional" que requiere elecciones anticipadas.

Desde entonces, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no ha dejado de convocar manifestaciones multitudinarias que han acabado en duros enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. Hasta ahora, 42 personas han muerto, incluidos varios adolescentes y miles han resultado heridas y han sido detenidas por los disturbios.

Maduro ha convocado una Asamblea Constituyente por considerar que es la única forma de devolver la paz a Venezuela. La MUD, por su parte, ha denunciado que de esta manera el 'chavismo' pretende consumar el "autogolpe" que comenzó con las polémicas sentencias del TSJ.

La Asamblea Constituyente estará formada por 500 "ciudadanos" que serán elegidos en las próximas semanas "a través del voto universal, directo y secreto", de los cuales la mitad, 250, saldrán de sectores de marcado corte oficialista, según ha detallado Maduro.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies