Moscú acusa a la OTAN de "imponer" agenda de confrontación y alerta del riesgo de una carrera armamentística

Publicado 30/03/2017 20:02:23CET

BRUSELAS, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El embajador ruso ante la OTAN, Alexander Grushko, ha acusado a la organización de "imponer" una "agenda de confrontación" con Rusia por su refuerzo militar al este y ha alertado del riesgo de una nueva carrera de armas, que "obviamente no interesa a los países europeos", tras una reunión en la que los aliados han informado del despliegue de cuatro batallones en los países bálticos y Polonia y Moscú ha dado cuenta de las tres nuevas divisiones militares que desplegará en el oeste y el sur en respuesta.

El diplomático ruso ha dejado claro a los aliados que el refuerzo militar de la OTAN en "el flanco este" para Moscú "debilita la estabilidad regional y no se corresponde con las necesidades de seguridad reales". "Está claro de que los intercambios de información no son suficientes para mejorar la situación de seguridad", ha afeado, si bien ha admitido que no "minusvalora la importancia de tal intercambio mutuo de información" sobre el despliegue militar respectivo.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha considerado "un paso en la buena dirección" que el embajador ruso les haya informado de las tres nuevas divisiones, pero ha dejado claro que esperen que Rusia también les informe de sus próximas maniobras militares Zapad, que preocupan especialmente a los bálticos.

"Cada día, recibimos información sobre nuevos despliegues de fuerzas y equipos de EEUU y los aliados así como infraestructura militar junto a las fronteras rusa, ejercicios, marchas y otros preparativos militares", se ha quejado el diplomático ruso, que también ha trasladado la preocupación de Rusia por "la creación del segmento europeo del sistema de defensa antimisil de EEUU, que socava la estabilidad estratégica".

"Todo esto dibuja una nueva realidad en un área militar, que no podemos ignorar", ha avisado el diplomático ruso en un comunicado, en el que ha denunciado que la OTAN haya "impuesto" una "agenda de confrontación" con Rusia para "probar su relevancia".

"Es una calle cortada, un intento de crear líneas divisorias en Europa, con medios militares", ha avisado, alertando de que se "puede revivir una carrera armamentística, que obviamente no está en el interés de los países europeos". "Por nuestra parte, tomaremos todas las medidas necesarias para proteger nuestros intereses de seguridad y defensa legítimos", ha zanjado.

Grushko ha avisado de que "el diálogo por el diálogo no producirá resultados" a menos que se traduzca "en acciones y decisiones concretas". "Para crear el contexto adecuado para un trabajo conjunto en el restablecimiento de mecanismos de control de armas, es imperativo que la OTAN deje de bombear armas al flanco este, algo que socava la estabilidad regional", ha avisado.

Además, el diplomático ruso ha dejado claro que la petición de los aliados para modernizar el documento de Viena que regula la notificación y observación de ejercicios militares y la política de disuasión de Rusia y su demostración de "músculo militar" cerca de sus fronteras "son incompatibles". "Es imposible reforzar las medidas de creación de confianza a menos que la Alianza abandone su política de dominación por la fuerza", ha remachado, dejando claro con todo que Rusia está lista para buscar "conjuntamente" vías para reducir la tensión y el riesgo de "incidentes militares no intencionados", algo que no obstante, ha dejado claro, "requiere restablecer los contactos de trabajo sistemáticos normales entre los militares y reiniciar el mecanismo de diálogo y cooperación militar". Las propuestas de Moscú en este sentido "todavía están en la mesa de negociación", ha dicho.

Grushko ha ironizado que "probablemente, donde más entendimiento tenemos con la OTAN es que los acuerdos de Minsk siguen siendo la base para una solución" en Ucrania y ha instado a los países de la OTAN "a ejercer presión sobre Kiev para que las autoridades ucranianas cumplan plena e incondicionalmente" los acuerdos tras denunciar "las violaciones del alto el fuego por las fuerzas ucranianas". "La OTAN se mantienen en silencio y no ejerce presión en la parte ucraniana", ha lamentado, criticando también que la Alianza "no comente el actual bloqueo económico y de transporte en Donbás, organizado por los nacionalistas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies