Moscú dice que ni Rusia ni la Unión Soviética tuvieron un programa para desarrollar el gas nervioso Novichok

Publicado 15/03/2018 19:09:16CET

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha asegurado este jueves que ni Rusia ni la Unión Soviética llevaron a cabo un programa para desarrollar el gas nervioso Novichok, que según Reino Unido fue usado en el ataque contra el exespía ruso Sergei Skripal en Salisbury.

El viceministro de Exteriores ruso, Sergei Riabkov, ha indicado que Rusia puso fin a los proyectos de desarrollo de agentes químicos tras unirse a la Convención sobre Armas Químicas, en 1997.

Asimismo, ha señalado que las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos contra el país están relacionadas con la campaña electoral que ha arrancado en el país euroasiático, según ha informado la agencia rusa de noticias Interfax.

Por último, Riabkov ha adelantado que Washington podría dar nuevos pasos "hostiles" contra Rusia, al tiempo que ha expresado su deseo de que Estados Unidos "no aproveche" el incidente para aplazar la destrucción de su arsenal químico.

Los líderes de Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos han atribuido al Gobierno de Rusia la responsabilidad por el ataque contra Skripal y su hija Yulia y han exigido al Kremlin que dé explicaciones ante la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El comunicado conjunto de Francia, Reino Unido, Alemania y Estados Unidos llega un día después de que el Gobierno británico anunciara la expulsión de 23 diplomáticos rusos en represalia por el ataque con gas nervioso del 4 de marzo.

El miércoles, el embajador de Rusia ante Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, reclamó a las autoridades de Reino Unido que presenten pruebas materiales que demuestren la responsabilidad de Moscú en el ataque contra Skripal.

Nebenzia recalcó que el agente nervioso usado en el ataque pudo tener origen en Reino Unido y reiteró la disposición de las autoridades rusas a investigar el caso.

"No tenemos nada que temer y nada que esconder", dijo, antes de reclamar al Consejo de Seguridad de la ONU que la reunión de consultas sobre el caso sea de puertas abiertas, según informó la agencia rusa de noticias Sputnik.