Moscú exigirá pruebas a Londres de su presunta implicación en el caso de Amesbury

Agentes británicos en Amesbury investigan Novichok
REUTERS / HENRY NICHOLLS
Publicado 09/07/2018 6:49:30CET

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El embajador ruso en la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), Alexander Shulguin, ha asegurado este lunes que exigirá a Londres pruebas de su presunta implicación en el caso de Amesbury.

"Por su puesto, reclamaremos que Reino unido demuestre con pruebas las declaraciones de sus dirigentes sobre la posible implicación de Rusia en el envenenamiento de dos personas con un agente neuroparalizante en Amesbury", ha afirmado Shulguin en una entrevista con el diario 'Izvestia', según ha recogido Sputnik.

Shulguin ha aseverado que Rusia se ha ofrecido para ayudar en la investigación, pero que los británicos han rechazado la oferta "con arrogancia".

"Uno no deja de pensar que todo fue planeado de forma deliberada para incitar tensión internacional y dañar el prestigio de Rusia, así como sus relaciones con otros países", ha asegurado, recordando que el incidente se ha producido en medio de los preparativos para la próxima reunión entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Helsinki.

La Policía Metropolitana de Londres inició una investigación del suceso de Amesbury, donde dos personas resultaron heridas la semana pasada por manipular un objetivo contaminado con el agente nervioso Novichok, de origen soviético.

Dawn Stuerges, una de las víctimas, ha fallecido este domingo, mientras su pareja, Charlie Rowley "continúa en estado crítico". Ambos fueron hospitalizados el sábado 30 de junio en Wiltshire y el 4 de julio un laboratorio confirmó que estaban afectados por el agente nervioso Novichok.

Se trata del mismo agente nervioso usado en marzo para envenenar al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en Salisbury, una acción de la que Reino Unido acusó a Rusia desatando una crisis diplomática entre el Kremlin y los países occidentales.

Los sospechas se dirigen de nuevo a Moscú, pero esta vez Londres se ha limitado a pedir explicaciones. Desde el Kremlin han respondido que Rusia sería "tonta" si, en el supuesto de que fuera responsable del ataque a los Skripal, utilizara el mismo método para un segundo ataque.